Irán prometió "un día oscuro" para EE.UU. e Israel en el masivo funeral de Soleimani

Mundo

"Demente Trump, no pienses que todo terminó con el martirio de mi padre", dijo la hija del militar asesinado, Zeinab.

Teherán - El líder Supremo de Irán, Alí Jameneí, lloró ayer frente al féretro del general Qasem Soleimani, comandante de la fuerza Quds (“Jerusalén”), jefe de la inteligencia militar y virtual número dos del régimen. Mientras, cientos de miles de enardecidas personas (millones, según el Gobierno) salieron a las calles de Teherán para participar del funeral y la hija del militar auguró “un día oscuro” para Estados Unidos, responsable de su asesinato, y para Israel.

Zeinab Soleimani, hija del militar, habló ante la multitud. “Estados Unidos y los sionistas deben saber que el martirio de mi padre los llevará a un día oscuro y aplastará sus hogares”, clamó.

“Demente (Donald) Trump, no pienses que todo terminó con el martirio de mi padre”, añadió.

Asimismo, en su discurso le preguntó al presidente, Hasán Rohaní, “¿quién está vengando la sangre de mi padre?”. “Todos nos vengaremos por la sangre del mártir”, respondió este.

Mientras los ataúdes de Soleimani y del líder de la milicia chiita iraquí, Abu Mahdi al Muhandis -que también falleció en el ataque del viernes en Bagdad- pasaban sobre las cabezas de numerosos dolientes, la multitud coreaba consignas de venganza.

Los medios locales destacaron especialmente el llanto en público del líder supremo Jameneí, un hecho inédito que indica cuán duro pegó en el liderazgo de Teherán el ataque estadoundiense.

La muerte de Soleimani -a cargo de la estrategia de Irán para extender su influencia en Oriente Medio- despertó el temor de la comunidad internacional por sus posibles repercusiones en la región. El secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, advirtió que las tensiones geopolíticas se encuentran en su mayor nivel en lo que va del siglo.

Trump dijo que Estados Unidos había identificado 52 objetivos iraníes, incluyendo sitios de patrimonio cultural, que podrían ser atacados si la República Islámica impacta algunos de sus intereses o ciudadanos. Funcionarios de la Casa Blanca, sin embargo, desestimaron la referencia al patrimonio cultural tras conocerse numerosas críticas.

El general Esmail Ghaani, el nuevo comandante de la Fuerza Quds -la unidad de operaciones especiales en el exterior de la Guardia Revolucionaria- prometió “continuar con la causa del mártir Soleimani con tanta firmeza como antes, y con la ayuda de Alá, responder a su martirio expulsando a Estados Unidos de la región”. “Dios todopoderoso, hemos prometido vengar el martirio de Soleimani”, dijo.

Otros líderes políticos y militares de Irán han hecho amenazas similares, sin entrar en detalles. Irán, ubicada a la entrada de la ruta marítima del petróleo en Oriente Medio, tiene numerosas organizaciones afiliadas en la región mediante las cuales podría actuar.

En tanto, la calle hervía. Jóvenes y viejos de duelo, incluidas mujeres vestidas en chador negro o con hiyab, paralizaron el centro de la capital iraní para despedir a Soleimani, una figura popular.

“Este es nuestro mensaje para Estados Unidos: los atacaremos, les haremos pagar la sangre vertida por su culpa”, afirmó Mehdi Ghorbani, un empleado público que llegó con su esposa y su hijo desde Karaj, una ciudad situada a unos 40 km de Teherán.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario