Italia: la norma más polémica

Mundo

«En Italia habrá en breve 600.000 prófugos», advierte Antonio di Pietro, ex líder de la operación judicial «manos limpias» y jefe del partido La Italia de los Valores. Se trata de los 600.000 inmigrantes ilegales que -se calculaviven en el país y a los que el paquete de medidas aprobado por el gobierno de Silvio Berlusconi convierte automáticamente en delincuentes por el mero hecho de no tener papeles.

Tal y como prometió durante la campaña electoral, «Il Cavaliere» hizo realidad su política de mano dura contra la inmigración clandestina y los gitanos apenas llegó al poder. En la primera reunión de su consejo de ministros, celebrada en la conflictuada Nápoles, se aprobó un decreto, un proyecto de ley y tres decretos legislativos que endurecen de manera drástica la política inmigratoria.

La medida más polémica -que mereció críticas de todos los sectores, especialmente de la Iglesia-es la que convierte a los inmigrantes clandestinos en delincuentes, castigándolos a penas de prisión de entre seis meses y cuatro años de cárcel únicamente por no tener los papeles en regla. Se trata de un sueño que la Liga Norte, el partido de tintes xenófobos que lidera Umberto Bossi, siempre había acariciado. De hecho ya figuraba en una ley promulgada por el anterior Ejecutivo de Berlusconi y que en su momento fue declarada inconstitucional.

El proyecto de ley actual aún tiene que superar el trámite parlamentario para hacerse realidad. Sin embargo, y a pesar de las generalizadas quejas -tanto internas como externas-, la aplastante mayoría del centroderecha hace que no vaya a tener problemas para aprobarlo.

Respecto de las críticas, el ministro del Interior, Roberto Maroni, se defiende asegurando que Alemania, Francia y Gran Bretaña tienen ya en vigor legislaciones de ese tipo.

Pero, además, Italia ha decidido convertir el hecho de ser inmigrante clandestino en un agravante, de manera que a los sin papeles que cometan un delito les sea aumentada la pena en un tercio. También, y eso con carácter inmediato, se confiscarán aquellas viviendas que se descubra están siendo alquiladas a inmigrantes irregulares. Asimismo, se realizarán pruebas de ADN a los solicitantes de reagrupamiento familiar para verificar si realmente son parientes directos del inmigrante que ya se encuentra en Italia. Y en vez de los seis meses de rigor que hasta ahora debía esperar un inmigrante para poder pedir el reagrupamiento con sus familiares, ahora tendrá que aguardar dos años antes de poder hacerlo.

Por otra parte, y en una medida adoptada para evitar los llamados matrimonios de conveniencia, si un inmigrante se casa con un italiano sólo obtendrá la nacionalidad italiana tras dos años de matrimonio, nunca antes.

Todavía hay más. Los inmigrantes que lleguen a Italia sin papeles y sean descubiertos serán conducidos a centros de identificación, en los que podrán permanecer hasta 18 meses. Y la mercadería falsificada que suelen vender por las calles podrán ser destruidas inmediatamente, sin esperar a que se celebre el juicio.

Dejá tu comentario