Bolsonaro dejó una mezcla confusa de mentiras y polémicas

Mundo

Naciones Unidas - “Bolsonaro pronunció en la ONU un discurso repleto de mentiras”, dijo O Globo en su sitio de internet. “En la ONU, Bolsonaro dio información incompleta sobre la Amazonia y falta sobre el 7 de septiembre”, el día en que todo Brasil temió que las manifestaciones oficialistas derivaran en un autogolpe. La reacción de la prensa al discurso del presidente brasileño en la Asamblea General no podría haber sido más adversa.

En su discurso –de apertura, como es tradicional– Jair Bolsonaro, defendió el uso de medicamentos no comprobados científicamente contra el nuevo coronavirus, atribuyó a las cuarentenas el aumento de la inflación y sostuvo que no hay corrupción en su Gobierno, pese a estar investigado por intentos de compra de vacunas con pedidos de sobornos.

El mandatario de la ultraderecha también invitó a los líderes mundiales a ver por sí mismos las políticas ambientales de su gestión en la selva amazónica y aseguró que llegó al Gobierno en 2019 cuando Brasil “estaba al borde del socialismo”.

Bolsonaro repitió las tesis atribuidas al negacionismo de que existen remedios preventivos contra el covid-19 y repudió la existencia de los “pasaportes de vacunas” para poder ingresar a lugares públicos, algo que vivió en carne propia en Nueva York, donde tuvo que comer en la vereda pizza y picaña brasileña por haber decidido no vacunarse.

“Vengo aquí para mostrar un Brasil diferente a lo que se publica en los periódicos o se ve en la televisión”, disparó Bolsonaro, quien, sin Donald Trump, es el dirigente del país más grande del mundo dominado por la ultraderecha.

“Desde el inicio de la pandemia, apoyamos la autonomía de los médicos para buscar tratamiento precoz, siguiendo la recomendación de nuestro Consejo Federal de Medicina. Yo mismo fui uno de los que se sometieron al tratamiento precoz. No entendemos por qué muchos países, junto con gran parte de los medios de comunicación, se opusieron al tratamiento precoz. La historia y la ciencia sabrán responsabilizarlos”, desafió.

Bolsonaro repitió que Brasil estaba “al borde del socialismo” y que durante los Gobiernos del Partido de los Trabajadores (PT) había cooperación con países comunistas.

Valores

“Brasil tiene hoy un presidente que cree en Dios, respeta la Constitución y sus Fuerzas Armadas, valora a la familia y le debe lealtad a su pueblo. Eso es mucho, es una base sólida, porque estábamos al borde del socialismo”, afirmó.

Al hablar de la economía local, acusó por la inflación a los gobernadores e intendentes que aplicaron cuarentenas para detener el colapso hospitalario causado por la primera y segunda ola, y que dejó hasta ahora 590.000 decesos.

Antes que hablara el presidente Joe Biden (ver nota aparte), quien reclama mayor compromiso de Bolsonaro con el medio ambiente, el brasileño defendió sus políticas hacia la selva amazónica, de la cual Brasil posee el 60% de su territorio.

“Nuestra agricultura moderna y sostenible con bajas emisiones de carbono alimenta a más de 1.000 millones de personas en el mundo y utiliza solo el 8% del territorio nacional. Ningún país del mundo tiene una legislación medioambiental tan completa”, afirmó.

Luego de citar datos incompletos sobre la deforestación, defendió su propuesta de que reservas indígenas brasileñas puedan ser usadas para el agronegocio y la minería.

Dejá tu comentario