Jair Bolsonaro contra Lula da Silva: "Solamente con fraude el 'nueve dedos' puede volver"

Mundo

El presidente brasileño cargo contra Luiz Inácio Lula da Silva en referencia a la posibilidad de que se enfrenten en las elecciones presidenciales de 2022.

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, dijo hoy que el opositor Luiz Inácio Lula da Silva solo vencerá en las elecciones de 2022 si hubiera un fraude, en las primeras declaraciones realizadas tras los actos de protesta contra el gobierno del sábado pasado, observados con "atención" por miembros del gobierno.

Bolsonaro se refirió a Lula como "nueve dedos", debido a que el exmandatario perdió el meñique de su mano izquierda. "Solamente con fraude el nueve dedos puede volver" al gobierno en los comicios de octubre del año que viene, declaró el gobernante en la mañana de este lunes en Brasilia.

Bolsonaro volvió a demandar que el Congreso apruebe el "voto impreso" y deponga el sufragio a través de urnas electrónicas que, en su opinión, se presta a manipulaciones. El gobernante de extrema derecha sostiene que en 2018, cuando fue electo en segundo turno, hubo un fraude en su contra que le impidió ser electo en la primera vuelta.

El año pasado denunció un "fraude" en perjuicio de su aliado, el expresidente norteamericano, Donald Trump, y luego justificó el ataque al Congreso estadounidense por parte de seguidores del exgobernante del Partido Republicano. Bolsonaro ha tomado como bandera, y tema recurrente de sus discursos, la denuncia de que halla anomalías en los comicios.

La semana pasada advirtió que si Lula da Silva gana podrá haber una "convulsión" nacional puesto que una parte de la sociedad desconocerá ese resultado. Varias encuestas recientes indicaron que Lula, del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT), es el favorito de cara a los comicios de octubre del año próximo por un margen superior a los 10 puntos en un eventual balotaje.

Lula comenzó a recorrer el país en busca de aliados, incluso del campo conservador, que en su momento respaldaron al candidato Bolsonaro en los comicios de octubre 2018, a partir de una plataforma que en el corto plazo prioriza la formación de un frente para presionar por el cambio de la política sanitaria.

Brasil llegó a los 500 mil fallecimientos por el Covid el sábado pasado cuando miles de personas manifestaron contra el gobierno en todas las capitales estaduales y el Distrito Federal, además de cerca de 300 ciudades de porte medio. Lula no participó en las marchas, a las que apoyó a través de un mensaje en el que deploró el "genocidio" del gobierno.

Bolsonaro dijo hoy, en tono aparentemente mordaz, que las protestas fueron comandadas por la "petralla", un apelativo que en la jerga política expresa la unión de petista, seguidor del PT, con ametralladora. El gobernante acotó hoy, aludiendo a los petistas, "coman mortadela amigos, eso hace bien a la salud", echando mano a una ironía sobre el consumo de ese embutido por parte de la población humilde.

Las movilizaciones del sábado convocaron más público que las del 29 de mayo, cuando la oposición realizó los primeros actos callejeros desde el inicio de la pandemia, según el análisis del diario Folha de San Pablo.

Dos ministros del gobierno dijeron, a condición de anonimato al diario O Globo de este lunes, que siguieron con "atención" las protestas de este sábado para poder medir el tamaño de la convocatoria del "enemigo".

Desde el Palacio del Planalto, presidencia, se admite que la situación sanitaria afectó a la imagen de Bolsonaro aunque confían en que se recuperará en los próximos meses conforme aumente el número de vacunados y la economía retome el crecimiento.

Hasta el momento fueron inmunizados 63 millones de brasileños, siendo que 24 millones ya recibieron las dos dosis y están técnicamente inmunizados. Entre tanto Bolsonaro volvió a omitir este lunes todo comentario sobre el medio millón de personas fallecidas por la dolencia.

Durante una plática informal en el Palacio de Alvorada, residencia oficial, refirió al conductor del principal informativo de la TV Globo, William Bonner, que el sábado criticó al gobierno por los 500 mil fallecimientos. "Quien estuviera con Covid ahora ya sabe a quién consultar, al doctor William Bonner", comentó en tono mordaz Bolsonaro, sin formular ninguna apreciación sobre las víctimas fatales por la dolencia

Dejá tu comentario