Áñez apela a la UE y a la OEA para eludir el juicio y la prisión

Mundo

La Fiscalía pidió seis meses de arresto preventivo por su rol en el golpe de 2019 y en la represión posterior, que dejó 36 muertos.

La Paz - A la espera de ser trasladada desde la cárcel del departamento -provincia- de Beni, donde pasó la noche del sábado a ayer, a una en La Paz, la expresidenta golpista de Bolivia Jeanine Áñez escribió cartas a la Unión Europea (UE) y a la Organización de Estados Americanos (OEA) en las que solicita “el envío de misiones oficiales para verificar el contexto en el que ella y dos de los ministros de su gobierno (Álvaro Coímbra y Rodrigo Guzmán) fueron detenidos por su rol en la caída de Evo Morales y en la cruenta represión posterior.

En las cartas, informa el portal de noticias Erbol, Áñez acusó al nuevo gobierno del Movimiento al Socialismo (MAS) de haber realizado las detenciones de manera ilegal y denunció “la violación sistemática de los derechos humanos en Bolivia a través de una aberrante persecución política”.

Por ello, añadió, es necesario que la UE y la OEA les envíen misiones “para evaluar de forma objetiva e imparcial las detenciones ilegales que se produjeron” antes de la madrugada del sábado. Después de eso, en su caso, la Fiscalía pidió seis meses de prisión preventiva.

La exjefa de Estado, a quien se acusa de haber tomado el poder en 2019 luego de un golpe cívico-militar, que incluyó una “recomendación” de renuncia de Evo Morales y una represión posterior que dejó 36 muertos, también argumentó que al arrestarla a ella y a los exministros bajo una orden de aprehensión de la Fiscalía General de la Nación, la policía “violó la Constitución boliviana.

A través de Twitter, el Alto Comisionado de Política Exterior de la UE, Josep Borrell, se limitó a señalar que sigue los acontecimientos.

“Las acusaciones por los hechos de 2019 -dijo- deben resolverse en el marco de una justicia transparente y sin presiones políticas, respetando la independencia de poderes”.

“El diálogo y la reconciliación son elementos cruciales”, concluyó Borrell, sin dar mayores precisiones.

La Fiscalía de Bolivia solicitó ayer, domingo, seis meses de prisión preventiva para la derechista Áñez y dos de sus ministros.

Áñez, abogada, política y expresentadora de televisión de 53 años, permanece detenida desde el sábado tras haber sido detenida en una casa mientras se escondía debajo de una de cama con baúl.

El nombre de Áñez figura en una denuncia que hizo en diciembre pasado la exdiputada del gobernante Movimiento Al Socialismo (MAS), Lidia Patty, contra el líder cívico de la rica región de Santa Cruz, el derechista Luis Fernando Camacho, gobernador electo del departamento en las recientes elecciones locales. El caso de este dirigente es particularmente sensible y amenaza con una escalada de la tensión en el país.

El documento de la Fiscalía precisa que estas detenciones se enmarcan en una supuesta conspiración para llevar a cabo “un presunto golpe de Estado” desde el 21 de octubre de 2019, tres días después de las elecciones presidenciales calificadas por la entonces oposición como fraudulentas en favor del izquierdista Evo Morales, que tras 14 años en el poder buscaba un cuarto mandato.

En la demanda figuran cinco exministros de Áñez, jefes policiales y militares y civiles.

Los principales partidos opositores, conservadores de derecha, niegan que haya habido un golpe de Estado y afirman que Áñez, entonces segunda vicepresidenta del Senado, se proclamó presidenta interina de modo legítimo debido a la aplicación de las cláusulas de sucesión tras la salida de Morales.

Mientras, algunos dirigentes y agrupaciones de la sociedad civil convocaron desde hoy a protestas contra las detenciones, calificadas como una “persecución política” contra aquellos que “defendieron la democracia y la libertad en 2019”, según dijo el exmandatario Carlos Mesa (2003-2005) en Twitter.

Dejá tu comentario