Jefe del Ejército francés renuncia tras incidente con municiones

Mundo

El jefe del Estado Mayor Conjunto de Francia renunció el martes luego de que un soldado disparó municiones en vez de cartuchos vacíos durante un espectáculo militar el fin de semana e hirió a 17 personas, dijo la oficina presidencial.

El presidente Nicolas Sarkozy prometió reaccionar rápida y severamente luego del incidente durante un espectáculo militar del Tercer Regimiento Paracaidista de Infantería, abierto al público, en la ciudad de Carcasona, en el sur de Francia.

La renuncia del general Bruno Cuche se produce al tiempo que Francia, que asumió el martes la presidencia rotativa de la Unión Europea, busca renovar sus Fuerzas Armadas reduciendo la cantidad de personal e intentando asegurar que los soldados en el campo estén mejor equipados.

"El presidente, jefe de las Fuerzas Armadas, aceptó la renuncia presentada por el general del Ejército Bruno Cuche, jefe del Ejército de tierra", enunció un comunicado de la oficina de Sarkozy.

Sarkozy espera que las Fuerza Armadas "asuman cada consecuencia respecto a la forma en que están organizadas y cómo funcionan", dijo el comunicado.

Cuche responde ante un oficial de mayor rango a cargo de la institución en su conjunto, mientras que el presidente de la República es quien ostenta la máxima autoridad militar.

El incidente resaltó serias violaciones en el uso de armas y la seguridad durante demostraciones en acontecimientos militares públicos, dijo en otro comunicado el ministro de Defensa, Herve Morin.

Como precaución, el Ministerio de Defensa suspende el uso de cartuchos vacíos durante demostraciones abiertas o públicas, añadió Morin.

En declaraciones posteriores a la emisora RTL, Morin dijo que Cuche aludió a su dimisión cuando fue a visitar las víctimas del incidente, en su mayoría eran espectadores de la exhibición, incluyendo un niño de tres años.

"Como cabeza del Ejército (de Tierra) encargado de la preparación y de entrenar a los cuerpos, él era la máxima autoridad", afirmó Morin.

El niño resultó herido en el corazón y en un brazo mientras la multitud observaba a los soldados simular un ataque. Su situación es estable, después de haber sido operado por los médicos.

La prensa francesa ha mencionado la baja moral en algunos cuarteles acrecentada por los planes del Gobierno de recortar el personal castrense, en su mayoría en las funciones de refuerzo, y de cerrar o fusionar algunas bases.

Algunos oficiales han hablado de forma anónima contra el plan del Ministerio de Defensa para los próximos 15 años, que Sarkozy hizo público el pasado 17 de julio.

Dejá tu comentario