El rey emérito Juan Carlos no está en República Dominicana y crecen las dudas sobre su paradero

Mundo

Migraciones confirmó que no ingresó al país y la Casa Real se niega a informar dónde está. El gobierno de España afirmó que fue Felipe VI quien lo obligó a exiliarse.

La oficina de migración de República Dominicana no tiene registro del ingreso al país del rey emérito de España, Juan Carlos, desatando así interrogantes sobre el destino del exilio del padre de Felipe VI, obligado por este a dejar el país tras el inicio de una investigación en el Tribunal Supremo por corrupción.

Medios de comunicación españoles han informado de que Juan Carlos partió desde España hacia la nación caribeña, vía Portugal.

Según la oficina migratoria de República Dominicana, el último viaje del rey emérito al país fue del 28 de febrero al 2 de marzo.

El monarca, de 82 años, investigado por corrupción, anunció el lunes su decisión de irse de España para ayudar a su hijo, el rey Felipe VI, en el "ejercicio de sus responsabilidades".

Este martes, el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, dejó entender que fue el rey Felipe VI (jefe de Estado en España) quien empujó a su padre Juan Carlos I al exilio, en razón de las sospechas de corrupción que pesan sobre él.

"El gobierno y yo como presidente, manifiesta su absoluto respeto a las decisiones que ha tomado la Casa Real de distanciarse de supuestas conductas cuestionables y reprobables" de un miembro de la familia real, declaró el socialista en una conferencia de prensa.

El rey Juan Carlos se vio salpicado en los últimos meses por el inicio de una investigación judicial, primero en Suiza, y luego en España por el cobro de comisiones ilegales (coimas) por contratos de empresas españolas en Arabia Saudita.

El Tribunal Supremo español anunció en junio una investigación sobre estos casos y los posibles delitos del monarca, aunque solo los cometidos a partir de 2014 cuando perdió su inmunidad con su abdicación.

Las sospechas se centran en la comisión de u$s100 millones (85 millones de euros) que recibió de manera secreta en una cuenta del Swiss Bank en 2008.

Javier Sánchez-Junco, abogado del rey emérito, publicó un comunicado en que defendía que Juan Carlos no intenta escapar de la justicia y que se pondrá a la disposición de la fiscalía si lo requiere.

Juan Carlos ascendió al trono en 1975 tras la muerte del dictador Francisco Franco y ocupó la jefatura del Estado español durante 38 años, hasta su abdicación en beneficio de su hijo Felipe, en junio de 2014.

Juan Carlos se ubicó en el centro de la polémica a partir de diciembre de 2018 cuando la empresaria alemana Corinna Larsen, examante del monarca, declaró a la fiscalía suiza que el rey emérito le había hecho transferencias multimillonarias.

Larsen también explicó que Juan Carlos había recibido una comisión después de que empresas constructoras españolas se hicieran con el contrato de construcción de la línea de tren de alta velocidad entre La Meca y Medina en Arabia Saudita.

La examante precisó a la fiscalía que Juan Carlos le había transferido 65 millones de euros en una cuenta en las islas Bahamas, una donación que, según ella, no le había hecho para ocultar el dinero, sino "por gratitud y amor", dijo en unas recientes declaraciones a El País, que generaron más revuelo en España.

La prensa suiza también informó en marzo de que Juan Carlos había recibido una comisión de u$s100 millones de la parte del monarca saudita Abdullah en una fundación de Panamá que servía como una sociedad pantalla a través de una cuenta del Swiss bank.

Ese mismo mes el Daily Telegraph apuntaba que el rey Felipe también sería uno de los beneficiarios de esa fundación panameña.

Felipe VI buscó marcar distancia de su predecesor y anunció en marzo que renunciaba a la herencia de su padre y le retiró su asignación anual de unos 200.000 euros (u$s219.000).

Dejá tu comentario