La OMS advierte y Nueva York se incendia, pero Trump apura la normalización de la economía

Mundo

"Se puede destruir un país al cerrarlo", dijo el presidente republicano, que quiere normalizar la actividad en Pascua.

Washington y Nueva York - La pandemia del coronavirus se acelera y Estados Unidos se está convirtiendo en un foco central por la rapidez de los contagios que se registran allí a un ritmo casi tan rápido como en Europa, indicó ayer la Organización Mundial de la Salud (OMS). A pesar de eso y de los angustiosos pedidos de auxilio del gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, que señaló que “la tasa de nuevas infecciones se duplica cada tres días”, el presidente Donald Trump anununció que apurará la reapertura de empresas y negocios para normalizar la actividad económica antes de Pascua.

“Estamos viendo una gran aceleración en la propagación de casos en Estados Unidos”, confirmó la portavoz de la OMS, Margaret Harris.

“El mayor impulsor del brote sigue siendo Europa, pero también Estados Unidos, que en conjunto cuentan con el 85% de casos a nivel mundial en las últimas 24 horas. De ese 85%, el 40% ocurrió en Estados Unidos”, precisó Harris.

Pese a que los datos muestran que el coronavirus se extiende por toda la geografía estadounidense, el presidente Donald Trump señaló que está considerando rebajar las medidas que había dictado para contener el Covid-19 debido al impacto negativo que están teniendo en la economía.

Atenta a esas declaraciones, Harris explicó que “para vencer al virus, los países necesitan medidas muy agresivas, en particular que todos los casos sospechosos pasen un examen de diagnóstico, aislar a toda persona enferma y encontrar y poner en cuarentena a todos los contactos cercanos. Todo esto es crucial”.

Nueva York representa un caso especialmente dramático de la expansión del coronavirus en Estados Unidos. El gobernador Cuomo le reclamó al presidente que distribuya el stock disponible de respiradores artificiales “según las necesidades” de cada región y advirtió que en un escenario de aumento de la tasa de infección, la respuesta del Gobierno federal será “la diferencia entre la vida y la muerte”.

“El vértice de contagio de la pandemia es más alto y llegará antes de lo que pensábamos” advirtió ayer Cuomo en una conferencia de prensa en el Javits Center de Nueva York que adquirió ribetes dramáticos.

“Habíamos proyectado la necesidad de 110.000 camas de hospital para el punto más alto de contagio, pero la tasa de infección aumenta y, por lo tanto, la curva también”. “Las nuevas proyecciones muestran que podríamos llegar a necesitar 140.000 camas”, explicó.

Cuomo, que mantuvo un enfrentamiento verbal con el presidente Trump por el desacuerdo en la estrategia federal para encarar la epidemia, afirmó que el gobierno estadual “está haciendo todo lo posible en todos los niveles para frenar la propagación”. Sin embargo, advirtió que Nueva York necesita “30.000 respiradores” una volumen que “solo el Gobierno federal tiene la capacidad de proporcionar”.

“No entiendo la renuencia a usar la Ley Federal de Producción de Defensa para fabricar respiradores. ¿Si no es ahora, cuándo?”, urgió.

“La tasa de nuevas infecciones se duplica cada tres días”,

dijo. En todo Estados Unidos, el número de casos documentados ya llega a 50.542 y las muertes, a 647.

Pese a las voces de alarma, Trump se muestra más preocupado por los efectos económicos de la emergencia y dijo ayer que desea que las empresas estadounidenses vuelvan a abrir para Pascua, esto es en la primera semana de abril.

“Me encantaría que abrieran (las empresas) para Semana Santa”, dijo en Fox News. “Mucha gente está de acuerdo conmigo. Nuestro país no está diseñado para cerrar. Podés destruir un país de esta manera, cerrándolo”, aseguró.

Las medidas para contener la pandemia en el país significaron el cierre de empresas, dejaron a millones sin trabajo y llevó a los gobernadores a ordenar que aproximadamente 100 millones de personas, casi un tercio de la población del país, permanezcan en sus hogares.

“Nuestra gente quiere volver al trabajo. Practicarán el distanciamiento social y todo lo demás, y las personas mayores serán vigiladas de manera protectora y amorosa”, tuiteó ayer Trump,

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario