La violencia se hizo presente con choques, un muerto y heridos

Mundo

La Paz (EFE, AFP, ANSA) - Un muerto, al menos 48 heridos -uno de ellos muy grave-, cientos de miles de partidarios del gobierno central movilizados, periodistas golpeados y denuncias de robo de urnas fueron los hechos más inquietantes registrados ayer en toda Bolivia mientras en Santa Cruz se votaba por la autonomía.

En el distrito cruceño Plan 3000, una barriada humilde bastión del oficialismo nacional, un hombre mayor que se encontraba en su vivienda perdió la vida producto de la inhalación de gases lacrimógenos que habían sido lanzados por la policía para disipar los choques entre partidarios y opositores a la consulta.

Los medios de comunicación locales informaron que en esa zona se producían los choques más violentos y que el número de heridos había ascendido allí a 28 personas. Las localidades de San Julián, Yapacaní y Montero también fueron escenario de enfrentamientos entre oficialistas y autonomistas.

Seis lesionados fueron reportados también por fuentes médicas en la localidad de Montero, otro foco de tensión en el área rural donde un joven quedó con una fractura expuesta en la pierna por la explosión de un cartucho de dinamita.

En la población de San Julián, donde el sábado a la noche se habían iniciado bloqueos de caminos, fuentes médicas confirmaron que un seguidor del presidente Evo Morales resultó gravemente herido al caer de un autobús que lo atropelló y dañó sus órganos internos. Las autoridades electorales cruceñas admitieron que en ese poblado la votación no pudo realizarse debido a la quema de los materiales realizada por partidarios del mandatario.

Por otra parte, el director nacional de Asuntos Rurales del Ministerio de Agricultura, Romeo Amorín, fue sorprendido con cuatro urnas, cuando -curiosamente- intentaba denunciar un fraude en el Centro Internacional de la Prensa en Santa Cruz. El incidente comenzó cuando un hombre y una mujer ingresaronal hotel donde trabajaba la prensa internacional y acusaron a las autoridades departamentales de marcar los votos y montar un fraude.

Tras ser retirados por la policía, los supuestos denunciantes fueron interceptados por partidarios del movimiento autonómico, quienes rodearon su vehículo y golpearon a sus ocupantes.

Mientras, multitudinarios cabildos en la ciudades andinas de El Alto, Cochabamba, Oruro y La Paz hicieron llamados contra el referendo, pidieron encarcelar a sus responsables y amenazaron con una huelga general.

  • Sedición

    «Enjuiciar y encarcelar a los prefectos, alcaldes, comités cívicos, por sedición, terrorismo y traición a la patria», pidió un texto leído en el cabildo de El Alto, que reunió a más de 400.000 personas, en su mayoría campesinos y obreros.

    El documento también declaró a los participantes del cabildo en emergencia y movilización permanente, además de amenazar con la toma física «de los medios de comunicación al servicio de las oligarquías». Tras el cabildo, una turba enardecida atacó e incendió un canal de televisión propiedad del prefecto de La Paz, José Luis Paredes, solidario con la causa autonómica.

    En la central Cochabamba se reunió otro multitudinario cabildo de alrededor de 500.000 personas, en su mayoría campesinos cultivadores de coca.
  • Dejá tu comentario