20 de marzo 2007 - 00:00

Malo para recordar: ya 4 años de guerra en Irak

George W. Bush ayer, al hablar desde la Casa Blanca sobre la marcha de la guerra en Irak. Al cumplirse cuatro años del inicio de la contienda, la oposición política siguió insistiendo en que se fije un calendario.
George W. Bush ayer, al hablar desde la Casa Blanca sobre la marcha de la guerra en Irak. Al cumplirse cuatro años del inicio de la contienda, la oposición política siguió insistiendo en que se fije un calendario.
Washington (EFE, AFP, Reuters, ANSA) - EE.UU. conmemoró ayer el cuarto aniversario del inicio de la guerra en Irak, en medio de una creciente presión para poner fin al conflicto. Con este motivo George W. Bush aseguró que la situación en el país musulmán es difícil, pero se mostró convencido de que la guerra todavía «se puede ganar».

En una declaración de pocos minutos en la Casa Blanca, el presidente dijo que se necesitarían «meses» para que su nueva estrategia en Irak dé frutos. Reconoció asimismo que el combate es difícil», pero reclamó «coraje y determinación» a los estadounidenses y exaltó el « sacrificio» de sus tropas.

«Ante los desafíos existentes en Irak, concluir que nuestra mejor opción sería empacar y volver a casa sería tentador pero creo que las consecuencias serían devastadoras para la seguridad estadounidense», fue la respuesta de Bush a los intentos de sus adversarios demócratas, mayoritarios en el Congreso, de apresurar el retorno de los soldados.

El cuarto aniversario coincidió con una prueba de fuerza que enfrenta Bush en el Congreso. La Cámara de Representantes comenzará mañana el debate sobre una ampliación presupuestaria para financiar las operaciones militares en Irak y Afganistán, en el que la oposición quiere incluir un calendario de retiro de las tropas. Bush ya había advertido la semana pasada que recurriría al derecho de veto presidencial si fuera necesario.

  • Difícil

    El Congreso tiene «la responsabilidad» de aprobar la ampliación presupuestaria «sin restricciones y sin retraso», aseveró ayer. «Triunfar en Irak no será fácil. Cuatro años después del comienzo de la guerra, el combate es difícil, pero podemos ganar. Ganaremos si tenemos el coraje y la determinación de ir hasta el final», dijo.

    Por último, Bush volvió pedir a la opinión pública que dé tiempo a su plan, anunciado el 10 de enero, para que funcione. Más de 21.500 soldados estadounidenses serán enviados a Irak como refuerzo y con la misión de garantizar la seguridad en Bagdad. Esta estrategia apenas está en «sus comienzos», añadió. Sin embargo, ha dado señales «de esperanza».

    El primer ministro iraquí, Nuri al-Maliki, y el comandante estadounidense en Irak, general David Petraeus, con los que Bush se comunicó a través de videoconferencia durante la mañana, dijeron que los resultados del plan se verán «en meses, no en días o semanas».

    También con motivo del aniversario del comienzo del conflicto, la secretaria de Estado, Condoleezza Rice, realizó un periplo por las principales cadenas de televisión para explicar la postura del gobierno. La funcionaria admitió que su gobierno cometió el error de no enviar más tropas a Irak al inicio de la guerra, hace cuatro años, y pidió paciencia para que mejore la situación en ese país.

    En declaraciones a la cadena de televisión «CBS», también admitió que EE.UU debería de haberse centrado más en la reconstrucción de Irak. «Creo que la estrategia antiinsurgente del nuevo jefe de las tropas estadounidenses en Irak, el general Petraeus, por la que tenemos las suficientes tropas para despejar una zona y mantenerla, para que pueda surgir el gobierno y la construcción, es la mejor de las estrategias. Y probablemente eso no se buscó desde el principio», dijo Rice, recogiendo las críticas que se hicieron hace años a la gestión del ex jefe del Pentágono, Donald Rumsfeld.

  • Promesa

    Como contrapartida, los principales adversarios políticos de Bush prometieron ayer dar vuelta la página de la guerra en Irak. «Espero que George W. Bush termine con esta guerra», declaró la senadora Hillary Clinton, favorita en los sondeos para la candidatura demócrata. «Pero no se equivoquen: si él no lo hace, lo haré yo cuando sea presidenta», prometió.

    «El pueblo estadounidense perdió su confianza en el plan Bush de una guerra sin fin en Irak», declaró por su parte la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi. «Pero su enfoque equivocado fue rechazado por los electores, y será rechazado por el Congreso», señaló.

    Mientras tanto en Irak, el escenario ayer era desolador. Al menos treinta personas murieron y 71 resultaron heridas en una cadena de explosiones que sacudieron distintos puntos del país.

    Los ataques más sangrientos tuvieron lugar en el centro de la ciudad petrolera de Kirkuk, 250 kilómetros al norte de Bagdad, donde la explosión de tres coches bomba dejó, al menos, 18 muertos y 37 heridos.
  • Dejá tu comentario

    Te puede interesar