José Luis Zapatero: "El tratado del Mercosur con la UE es un desafío como el de escalar el Everest"

Mundo

El expresidente español consideró que debería agilizarse y estimó que en este momento político la UE va a intentar fortalecer los vínculos con América Latina.

José Luis Rodríguez Zapatero, expresidente español, equiparó la posibilidad de poder llegar a un acuerdo en el tratado de libre comercio entre el Mercosur y la Unión Europea (UE) a "subir a un 8.000", en referencia a la exigencia de escalar el monte Everest, el más alto del mundo, si bien consideró que el bloque europeo va a mirar más hacia América Latina y probablemente los acuerdos regionales puedan acelerarse en un futuro próximo.

Además, se pronunció francamente a favor de que el Gobierno de Venezuela y la oposición retomen el diálogo que habían iniciado en México y que se interrumpió recientemente, al considerar que ese mecanismo de negociación "es el único camino" posible para que el país caribeño supere la crisis interna que atraviesa.

"Fui presidente del Gobierno en 2004 y ya el tratado del Mercosur con la UE era un tema antiguo casi. Me parece que es como subir a un 8.000 lo que cuesta", dijo Zapatero en una entrevista con medios internacionales, en el marco del séptimo encuentro del Grupo de Puebla en la Ciudad de México.

No obstante, señaló que ese tratado debería agilizarse y estimó que en este momento político la UE, gracias al impulso del Gobierno de España, va a mirar más hacia América Latina e intentar fortalecer los vínculos.

En ese sentido, se refirió al proceso de fortalecimiento de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) liderado por México y señaló que podría ser un "nuevo tiempo" en esa aspiración también muy veterana de la unión latinoamericana.

"Todo eso nos lleva a que los acuerdos regionales tengan en el próximo futuro una aceleración y más posibilidades, incluso con el Mercosur", explicó.

Asimismo, destacó que el año que viene se celebrarán elecciones en Brasil y "todo apunta" a que habrá un cambio de gobierno, con un probable regreso del exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva.

A su juicio, pasar de un gobierno de Jair Bolsonaro a uno de Lula representará "mucho cambio" para la región en términos políticos y comerciales.

"Y no solo para la región, sino para el sistema multilateral. América Latina es importante cuando hay países como Brasil y México, por su fuerza, que hacen política multilateral y hacia el conjunto de la sociedad internacional", agregó.

Consultado por la influencia de la extrema derecha en la región, el dirigente socialista que gobernó España entre 2004 y 2011 declaró que no ve "ningún pronóstico favorable" para esta fuerza en América Latina, pero sí para las progresistas que, consideró, tienen el reto de liderar la integración latinoamericana.

"Es muy importante la lección de Chile. Pienso que allí no va a ganar la derecha extrema. Pienso que Bolsonaro perderá, todas las encuestas así lo dicen, y quizás hasta en Colombia, donde hay también una derecha muy derecha, puede ser que haya un cambio", subrayó.

El exmandatario español evaluó que el mapa de la región dio "un claro sí a la democracia progresista, integradora, diversa y social", a la vez que rechazó a la democracia reduccionista de la derecha, que vinculó con el fenómeno de Donald Trump y lo sucedido con la derecha estadounidense en los últimos 20 años.

Además, puntualizó que siempre que hay cambios profundos -como los impulsados por las mujeres y las minorías en este siglo- se producen históricamente movimientos de reacción.

"Notamos que hay una reacción, pero la historia no se detiene", sentenció.

Otro de los temas abordados por Rodríguez Zapatero durante el encuentro fue el diálogo que se ha venido celebrando en México entre la oposición y el Gobierno de Venezuela, al que calificó de "un paso fundamental y necesario".

"Es el único camino para Venezuela", manifestó.

Instó a la reanudación del diálogo entre ambas partes, que quedó suspendido hace varias semanas después de la extradición a Estados Unidos del empresario colombiano Álex Saab.

"El diálogo debería retomarse para avanzar en aquello que me parece más importante de fondo que es recuperar los consensos básicos, el espíritu de convivencia y el reconocimiento de una parte hacia la otra", opinó, a la vez que se manifestó en contra de las imposiciones y las acciones por fuera de lo que es ese mecanismo de negociación.

Temas

Dejá tu comentario