Monti delinea primeras medidas para sacar a Italia de la crisis: busca reformar sistema de pensiones

Mundo

El premier italiano, Mario Monti, expuso las líneas del programa de su gobierno ante el Senado, anunciando que será necesaria una reforma del sistema de pensiones, una revisión de los aportes fiscales inmobiliarios y una atención particular a la inserción profesional de las mujeres y la capacitación profesional de los jóvenes.

En un discurso de 44 minutos ante la camara alta -donde dentro de pocas horas se votará la confianza al ejecutivo que encabeza- Monti volvió a repetir que los tres ejes de la acción de su ejecutivo serán "el rigor en el presupuesto, el crecimiento económico y la equidad".

"Luego de años de duros contrastes, los márgenes de posibilidad de éxito son reducidos, pero es posible rescatar el país, si actuamos todos juntos", sostuvo el jefe de gobierno, quien admitió sin embargo que será "un trabajo muy difícil".

Monti explicó que la acción de su ejecutivo se articulará en dos fases: una primera serie de medidas para "enfrentar la emergencia, asegurar la sotenibilidad de las finanzas y devolver la confianza" de los mercados en el país, y también "iniciativas concretas para actuar un proyecto de modernización de las estructuras económicas y sociales".

"Nuestro sistema de pensión sigue estando caracterizado por amplias diferencias de tratamiento, entre franjas de edad y categorías, con algunas áreas de privilegios injustificados", observó el premier, para subrayar la necesidad de intervenir en el sector.

Monti apuntó asimismo que, en materia fiscal, "la exención de las residencias principales es una peculiaridad, por no decir una anomalía, de nuestro ordenamiento", por lo que será necesario "reexaminar el peso del aporte derivado de la riqueza inmobiliaria".

La lucha contra la evasión fiscal será una de las prioridades del futuro gobierno, sostuvo el premier, ya que servirá "no sólo para aumentar los ingresos, sino también para reducir las alicuotas: una lucha verdadera servirá para reducir de manera incisiva el peso que enfrentan los contribuyentes", aunque será posible sólo a largo plazo "programar una reducción gradual de la presión fiscal".

Monti subrayó que la diferencia en el desarrollo del Norte y el Sur del país y el papel de las mujeres en la sociedad merecerán una atención particular, definiendo "impostergable la inserción y la permanencia en el trabajo de las mujeres".

"Es necesario conciliar las exigencias del trabajo y las de la familia, además de dar un apoyo a la natalidad", afirmó el premier, quien agregó que es por ello que su gobierno estudiará la posibilidad de "una tasa preferencial para las mujeres".

En cuanto al costo económico que representan para el Estado los organismos políticos, Monti prometió medidas de largo alcance -para empezar, una sistematización de los sistemas contables de los diferentes organismos- y sostuvo que "la sobriedad y la contención de los gastos deberán constituir una señal concreta e inmediata" para la opinión pública.           

Dejá tu comentario