Morales anunció que nacionalizará los trenes de Bolivia

Mundo

El presidente de Bolivia, Evo Morales, anunció hoy que comenzará a nacionalizar los ferrocarriles del país, que están bajo el control de inversores chilenos y estadounidenses, al inaugurar un circuito turístico en el altiplano.

El mandatario hizo el anuncio en la localidad altiplánica de Guaqui, en la ribera del lago Titicaca, hasta donde se trasladó en tren desde la ciudadela precolombina de Tiahuanaco.

Durante su discurso para inaugurar el circuito turístico entre esas dos localidades, Morales cuestionó la privatización parcial de la Empresa Nacional de Ferrocarriles (Enfe) realizada en 1996, según la Agencia Boliviana de Información (ABI, estatal).

"La gente que nos hablaba de capitalización que nos diga ahora dónde están los frutos de ese proceso.

Nunca hubo capitalización, sino descapitalización al pueblo boliviano y nuestras empresas y por eso ahora iniciamos la nacionalización de Enfe", señaló.

La Enfe fue privatizada parcialmente (proceso que en Bolivia se conoce como capitalización).

Los inversores de Chile se quedaron con el control de la red ferroviaria andina, mientras los de Estados Unidos están a cargo de las rutas orientales.

La Empresa Ferroviaria Andina tiene como socia principal a la compañía "Inversores Bolivian Railways S.A.", que posee un paquete accionarial del 50 por ciento, compuesto por capitales chilenos.

La socia de la Empresa Ferroviaria Oriental es la firma Trenes Continentales, filial de la estadounidense Genesee Wyoming, que también tiene un participación del 50 por ciento.

En ambos casos, otro 49 por ciento pertenece teóricamente a la población boliviana, que delegó su administración a dos gestoras de pensiones, una del grupo Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA) y otra del suizo Grupo Zúrich Financial Service.

El gobierno de Morales nacionalizó en mayo del año pasado el sector de los hidrocarburos y en febrero pasado expropió una fundidora de la suiza Glencore.

El gobierno boliviano también tiene un pleito en un centro de arbitraje con la italiana Telecom porque pretende asumir el control mayoritario de la telefónica nacional Entel, en un proceso de nacionalización que de momento está paralizado.

Dejá tu comentario