Napolitano impulsa gobierno tecnócrata, pero Grillo también se opone

Mundo

El Movimiento 5 Estrellas (M5S), liderado por el cómico Beppe Grillo, negó estar dispuesto a apoyar un posible gobierno tecnócrata, una de las propuestas del presidente Giorgio Napolitano como salida a la actual situación de bloqueo político en Italia, profundizando la crisis tras los comicios del 24 y 25 de febrero pasado.

Fue el jefe del bloque del M5S en el Senado, Vito Crimi, quien a través de la red social Facebook, uno de los medios de Internet más utilizados por este movimiento para hacer sus comunicaciones, desmintió un posible apoyo a un gobierno tecnócrata si su partido no puede formar su propio Ejecutivo.

"La única solución que proponemos es un Gobierno del Movimiento 5 Estrellas que acometa enseguida y sin demoras los primeros 20 puntos del programa, y después todo el resto. Nuestro programa es claro y fue anunciado en todas las plazas y a través de Internet", comentó Crimi, según informa la agencia de noticias EFE.

Esta declaración vuelve a frenar las esperanzas de una inminente salida a la incertidumbre que vive Italia, después de que Grillo rechazara cualquier oferta de acuerdo hecha por el candidato más votado, el líder del centroizquierda Pier Luigi Bersani, quien no cuenta con mayoría absoluta en el Senado.

"Nosotros no somos la coalición que ha ganado. Le corresponde a quien ha ganado y al presidente (de la República, Giorgio) Napolitano decidir", afirmó Crimi.

La preocupación por una falta de acuerdos, que se trasladó a todo Europa por las consecuencias que puede tener una crisis de la tercera economía de la zona euro, llevó en los últimos días a presionar fuertemente para que Grillo aceptara acordar con Bersani.

Sin embargo, el cómico que fue sorpresa en los comicios al liderar la fuerza individual más votada, ayer contraatacó al denunciar que "el Partido Democrático (PD, de Bersani) y el Pueblo de la Libertad (PDL, de Berlusconi) ya se pusieron de acuerdo para gobernar y nos quieren hacer pasar por irresponsables a nosotros".

"Irresponsables seríamos si nos aliáramos con ellos", enfatizó para sentenciar: "¿Cómo nos pueden acusar de destruir algo que ya fue destruido? Ellos se comieron el país y ahora no están en condiciones de gobernar".

Por su parte, la jefa del bloque para la Cámara Baja, Roberta Lombardi, protagonizó en las últimas horas una polémica por haber escrito en su blog que el fascismo tenía una parte "buena" y que, "antes que degenerase, tenía un altísimo sentido del Estado".

Como suele suceder, frente al escándalo Lombardi aseguró que esa frase se "extrapoló" e "instrumentalizó", pues su comentario era solo un "análisis exclusivamente histórico" de este movimiento liderado por el dictador Benito Mussolini, que "naturalmente" condena.

Dejá tu comentario