Israel: pese a las reticencias, Rivlin encargó a Netanyahu formar gobierno

Mundo

El presidente tenía reparos por los juicios de corrupción. El líder de derecha no tiene los suficientes apoyos para lograr un ejecutivo.

El primer ministro saliente, Benjamín Netanyahu, procesado por corrupción, fue designado este martes para formar el próximo gobierno de Israel, a pesar de su incapacidad para reunir apoyo suficiente en la Knesset (parlamento), en un país con profundas divisiones políticas.

Dos semanas después de las cuartas elecciones en menos de dos años, el presidente Reuven Rivlin anunció que Netanyahu, de 71 años de edad y doce ininterrumpidos en el poder, estará a cargo de formar un nuevo equipo ministerial.

"Tomé mi decisión en base a las recomendaciones (de los partidos), que indican que el diputado Netanyahu tiene una posibilidad más grande de formar gobierno", dijo el presidente Rivlin en una declaración televisada. "Es por ello que decidí encargarle formar gobierno", agregó.

"No es una decisión fácil para mí, tanto moral como éticamente", agregó este exmiembro del Likud, el partido de derecha de Netanyahu, al día siguiente de la reanudación del proceso contra el primer ministro inculpado de corrupción en tres casos.

Habitualmente, el presidente designa al candidato que haya recibido el apoyo de 61 diputados, pero "ninguno tiene posibilidad real" de alcanzar ese umbral, estimó Rivlin, que en la víspera dijo que "la democracia se agoto a sí misma".

Las elecciones legislativas del 23 de marzo no permitieron definir un ganador claro para sacar a Israel de una larga crisis política.

El lunes, 52 diputados de la Knésset, el parlamento israelí, recomendaron encargar a Netanyahu la formación del próximo gobierno, durante conversaciones con Rivlin.

El Likud obtuvo el número más importante de bancas en el parlamento (30 de 120) y recibió el apoyo de los partidos ultraortodoxos y la fuerza de extrema derecha "Sionismo Religioso".

En el lado de los anti-Netanyahu, decididos a sacar al primer ministro más perenne de la historia de Israel, 45 diputados recomendaron al centrista Yair Lapid, líder del partido Yesh Atid.

Primer jefe de gobierno de la historia del país en enfrentar causas judiciales durante su mandato, Netanyahu está acusado de corrupción, fraude y abuso de confianza en tres casos, cargos que niega por completo.

En lo inmediato, el proceso de Netanyahu no amenaza sus ambiciones porque solo tendría que renunciar en caso de condena definitiva, y el agotamiento de todos los recursos legales podría llevar años.

Habitualmente, el candidato elegido dispone de 28 días para formar gobierno, un plazo que puede extenderse 14 días más. En caso de que ninguna de las dos fuerzas principales logren formar una coalición, podrían convocarse nuevas elecciones, lo que prolongaría la crisis en Israel.

Dejá tu comentario