14 de octubre 2008 - 00:00

Obama propone plan de rescate propio para la clase media

BarackObamasorprendióayer con unfirme discursode cara altercer yúltimo debatepresidencial,programadopara mañana.Su ponenciacoincidió conun sondeoque le otorgóuna ventajade 10 puntosporcentualessobre su rivalJohn McCain.El presidenteGeorge W.Bush, entanto,prepara susalida por lapuertatrasera.
Barack Obama sorprendió ayer con un firme discurso de cara al tercer y último debate presidencial, programado para mañana. Su ponencia coincidió con un sondeo que le otorgó una ventaja de 10 puntos porcentuales sobre su rival John McCain. El presidente George W. Bush, en tanto, prepara su salida por la puerta trasera.
Washington (EFE, AFP, ANSA) - El candidato presidencial demócrata Barack Obama propuso ayer una moratoria de ejecuciones hipotecarias como parte de un nuevo plan para superar la crisis financiera, en momentos en que estira su creciente ventaja sobre su rival republicano John McCain a tres semanas de los comicios.

En la vereda de enfrente, desesperado por recuperar votantes que se pasaron a Obama en tropel desde el estallido pleno de la crisis el mes pasado, McCain dijo que tenía un plan para pasar el trance y dar al país «una nueva dirección», en un intento además por distanciarse de las políticas económicas de George W. Bush.

A 22 días de las elecciones y dos antes de su último debate televisado, los candidatos intensificaron el andar de sus campañas con actos en estados que podrían definir los comicios, aunque en medio de un escenario cada vez más favorable a Obama, quien, con 47 años, busca ser el primer presidente negro de su país.

El candidato demócrata se presentó ante el público en Toledo, Ohio, un estado económicamente golpeado, y presentó un plan anticrisis de cuatro puntos pero para ayudar al estadounidense medio, a diferencia del rescate de bancos al borde de la quiebra aprobado por el Congreso con el apoyo de Obama y McCain.

«Necesitamos aprobar un plan de rescate de la clase media y necesitamos hacerlo ahora. No podemos esperar a ayudar a los trabajadores y familias y comunidades que están en apuros ahora», dijo el senador por Illinois. «Es un plan que empieza con una palabra que está en la cabeza de todos, que se deletrea t-r-a-baj-o», agregó.

La crisis, que permitió a Obama remontar una desventaja ante McCain el mes pasado y pasar al frente en las encuestas, mostró ayer al candidato demócrata 10 puntos porcentuales arriba de McCain en el último sondeo de «The Washington Post», pese a la ola de ataques en su contra lanzados por la campaña republicana la semana pasada.

El demócrata aventaja a su rival por 53% a 43%, mientras que 90% de los consultados opinó que Estados Unidos va por el mal camino, según el mismo sondeo.

Obama dijo en Ohio que era lógico que los bancos, que serán salvados de la quiebra con 700.000 dólares de dinero fiscal en virtud del plan de rescate aprobado recientemente, sean obligados a dar una moratoria de 90 días en las ejecuciones de deudores hipotecarios que aportan para su salvataje.

El aspirante propuso además un recorte de impuestos de 3.000 dólares para empresas por cada empleo que creen en Estados Unidos. Su plan también contempla retirar dinero de cuentas de jubilación sin pagar impuestos por un máximo de 10.000 dólares y durante lo que queda de este año y el próximo, agregó el candidato.


  • Costo

    La propuesta incluye además crear un organismo estatal dependiente del Tesoro y la Reserva Federal que preste dinero a los gobiernos estatales y municipales. El plan, sumado a otras iniciativas ya anunciadas, costará unos 175.000 millones de dólares a lo largo de dos años, según informó la campaña del candidato demócrata.

    Por su parte, McCain se presentó en un acto de campaña en Virginia, un estado que una vez fue claramente republicano pero que hoy no tiene favorito a la vista en una clara señal de las dificultades que enfrenta.

    «No podemos pasar los próximos cuatro años como pasamos la mayor parte de los últimos ocho: esperando que cambie nuestra suerte. La hora es tardía; nuestros problemas están empeorando; nuestros enemigos miran. Tenemos que actuar de inmediato. Tenemos que cambiar la dirección ahora», agregó McCain.

    El senador por Arizona, de 72 años, insistió en que entendía las preocupaciones de los estadounidenses ante la crisis.

    El despegue de McCain de las políticas económicas de su correligionario Bush llegó en momentos en que el candidato republicano busca un mensaje que le permita remontar su desventaja en los sondeos a nivel nacional y en los estados más decisivos. McCain reconoció que Obama lo supera en las encuestas. «La prensa nacional nos borró. Pero se olvidaron de dejarlosdecidir a ustedes», dijo el candidato en su acto en Virginia Beach, citado por la cadena de noticias CNN.

    McCain acusó a Obama y a los líderes demócratas del Congreso de impulsar un plan económico irresponsable de aumentos de impuestos y del gasto público y de querer rendirse en Irak. El aspirante republicano reiteró sus promesas de congelar el gasto público, renegociar las hipotecas impagas para ayudar a los deudores hipotecarios a no perder sus casas, y recortar impuestos.

    Obama aventaja ahora a Mc-Cain en suficientes estados como para estar al alcance de los 270 electores que necesita para ganar la presidencia, mientras que McCain se ve forzado a defender bastiones republicanos donde los sondeos muestran la pelea pareja. El hecho de que, a tres semanas de las elecciones, McCain haya hecho campaña en Carolina del Norte y en Virginia, muestra hasta qué punto está en problemas. Desde 1964 que un candidato presidencial demócrata no gana en Virginia, y en Carolina del Norte pasa lo mismo desde 1976.

    Parte del motivo de esta nuevarealidad política nacional es la superioridad de Obama sobre McCain en dinero disponible para hacer publicidad y en la afiliación de nuevos votantes.
  • Dejá tu comentario

    Te puede interesar