Más países de Europa optan por el pase sanitario para frenar el avance de la variante Delta

Mundo

Actualmente, varios de ellos ya lo implementaron y otros están en proceso de hacerlo.

Debido a la expansión de la variante Delta y la ralentización de las campañas de inmunización contra el coronavirus, algunos países de Europa se vieron obligados a acelerar el uso de un certificado sanitario para ingresar a lugares públicos. Actualmente, varios de ellos ya lo implementaron y otros están en proceso de hacerlo.

En las últimas horas, la Cámara baja de Francia aprobó la primera lectura del proyecto en el que se impone el certificado. Desde el miércoles, ya rige para entrar a cines, teatros, museos y eventos de más de 50, eventos deportivos y ferias.

La iniciativa, impulsada por el presidente Emmanuel Macron, obtuvo 117 votos a favor 86 en contra y 28 abstenciones. Próximamente pasará al Senado y busca extenderse desde principios de agosto la presentación de este pase para trenes y micros de larga distancia, bares, restaurantes, centros comerciales y hospitales.

Asimismo, el proyecto obliga a vacunarse contra la Covid-19 al personal sanitario y a todos los profesionales que traten diariamente con personas vulnerables.

El documento que se presenta a través de un código QR del celular o impreso, contará si el poseedor completó la pauta de vacunación, si está inmunizado o si dio negativo en un test PCR reciente.

Dinamarca fue el primer país del continente en implementar este tipo de iniciativas con su "Coronapas” desde el 28 de mayo. El cual certifica un test negativo de menos de 72 horas, la inmunización o una recuperación reciente del coronavirus.

Desde el 16 de julio, en Grecia rige un pase similar y solamente pueden acceder a hoteles y lugares de ocio las personas que demuestren que ya fueron inoculados o que superaron la enfermedad en los últimos seis meses.

Ante el crecimiento de casos, el Gobierno griego impuso la obligatoriedad de la vacuna para los trabajadores en residencias de mayores a partir de agosto y en centros de salud desde septiembre.

Una de las naciones más castigadas por la transmisión comunitaria de la variante Delta es Portugal, donde las zonas con mayor cantidad de contagios mantienen un toque de queda entre las 23 y las 5.

Por su parte, los ciudadanos de Irlanda deberán mostrar un certificado sanitario para los pubs, bares y restaurantes a partir del lunes, según indicó el diario Mirror.

Asimismo, el Gobierno italiano comentó que emitiría un decreto para obligar a presentar un "pase verde" de vacunación a quienes asistan a restaurantes, cines, teatros y otros espacios cerrados a partir del 5 de agosto, según informó la agencia de noticias rusa Sputnik.

Reino Unido, es otro gobierno europeo que adelantó sus planes, a finales de septiembre comenzarán a introducir este tipo de certificados en discotecas. Se espera que las hospitalizaciones diarias en el Reino Unido alcancen a fines del próximo mes entre 1000 y 2000, mientras que las muertes diarias podrían oscilar entre 100 y 200.

En Bélgica el pasaporte de vacunación será válido a partir del 13 de agosto para acceder a eventos de 1.500 personas o más que se lleven a cabo en el exterior.

Tras registrar una subida del 35 % de los casos de Covid-19 en una semana, sobre todo por la actividad turística en la costa adriática, Croacia decidió limitar en estas regiones las reuniones a 15 personas en espacios privados, hasta 50 en espacios públicos, y hasta mil si los asistentes presentan un certificado Covid.

Dejá tu comentario