Trump ya no hablará con la prensa sobre el coronavirus

Mundo

El presidente de Estados Unidos acusó a "los fracasados medios de comunicación" de propagar fake news. Asesores creen que sus comparecencias perjudican su campaña electoral.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció que dejará de comparecer a diario para informar de la pandemia de coronavirus porque "no vale la pena el tiempo y el esfuerzo". Los analistas atribuyen la decisión a que sus asesores le advirtieron de que tanta exposición perjudica su campaña para la reelección presidencial.

"¿Qué sentido tienen las conferencias de prensa de la Casa Blanca cuando los fracasados medios de comunicación no hacen más que preguntas hostiles y después se niegan a informar de la verdad o los hechos con precisión? Tienen registros récord y a los estadounidenses no les llegan más que noticias falsas. ¡¡No vale la pena el tiempo y el esfuerzo!!", anunció Trump a través de su cuenta en Twitter.

Donald J. Trump on Twitter

Trump venía compareciendo casi a diario para explicar la situación del coronavirus en Estados Unidos, pero el sábado no salió a la sala de prensa de la Casa Blanca. En las últimas semanas sus comparecencias estuvieron marcadas por polémicas declaraciones como las del jueves, en las que especuló con que la ingestión o inyección de desinfectantes o lejía podrían ayudar a combatir el coronavirus.

Previamente había abogado por recibir luz solar o emplear antipalúdicos contra el COVID-19, lo que hizo que los propios expertos del gobierno estadounidense tuvieran que salir al paso de estos errores tras el escarnio generado. El propio Trump intentó matizar que sus comentarios eran sarcásticos, pero el vídeo grabado lo desmiente.

El viernes la comparecencia ya fue más breve de lo habitual, solo 22 minutos, y además Trump no aceptó preguntas de la prensa, en lo que se entendió como un reconocimiento de que el jueves se equivocó con sus afirmaciones sobre la lejía y el desinfectante, informó la agencia Europa Press.

"Le dije que no lo ayuda", aseguró uno de sus asesores a Axios. "Los altos cargos tienen miedo y el espectáculo que da peleándose con la prensa no es lo que la gente quiere ver", agregó.

Sin embargo Trump se habría resistido a poner fin a estas ruedas de prensa porque considera que le dan una oportunidad de conseguir buenas audiencias televisivas.

Hace unas semanas atrás, antes de los tropiezos constantes, una encuesta de The Washington Post pareció darle la razón al presidente ya que recortó la distancia con su rival demócrata, Joe Biden, de 11 a 7 puntos, precisamente por sus apariciones diarias.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario