Rajoy rompió con Zapatero por ETA y le exigió renuncia

Mundo

Madrid (El Mundo, EFE, AFP) - El presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, y el líder de la oposición, el conservador Mariano Rajoy, protagonizaron ayer un debate de inédita dureza en el Parlamento, preludio de una ya cercana campaña electoral y en el que la principal discrepancia fue, de nuevo, la política en torno a ETA.

El debate anual sobre el estado de la Nación, el último de la presente legislatura, fue el escenario del más áspero enfrentamiento que ambos dirigentes políticos han protagonizado desde que Zapatero llegó al gobierno, hace poco más de tres años, dijeron analistas.

Rajoy le dijo al socialista que su gestión está agotada y que debería adelantar las elecciones, previstas inicialmente para marzo de 2008, pero Zapatero afirmó que su « voluntad» es cumplir «el encargo dado por los ciudadanos».

El debate -que marcó una virtual ruptura en materia de antiterrorismo- fue inaugurado por el jefe del Ejecutivo con un balance de sus tres años de gestión, que resumió como «una legislatura fértil en resultados para España», a la que ve «mucho más fuerte que en 2004» cuando llegó al poder.

«Tres años después, los españoles disponen de más bienestar. Cuentan con más oportunidades e incentivos de ejercer más derechos. Son más libres frente a las interferencias y la manipulación. Están mejor protegidos. Son más solidarios», señaló.

También destacó que el PBI se incrementó en 100.000 millones de euros y que España es ahora el tercer inversor en el extranjero entre los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Sin embargo, para Rajoy, «el estado de la política del gobierno se resume en una sola palabra: lamentable», ya que «a todos nos gustaría vivir en ese mítico país que dibujó Rodríguez Zapatero en su mitin electoral», pero la «España real» es otra.

Esas palabras fueron el anticipo de una serie de duras críticas del líder popular al jefe del Ejecutivo, al que acusó de «no saber qué hacer con el gobierno», de «no dar la talla», de «falta de coraje», de «esconderse», de «tener miedo» y sobre todo «de haber mentido al conjunto de los españoles» con el tema del diálogo con la organización terrorista vasca ETA.

Por ello, Rajoy reclamó a Zapatero que, para demostrar que en ese asunto no actuó de mala fe, «haga públicas las actas» de la «negociación» o presente la dimisión. El líder opositor se refería al proceso lanzado por Zapatero hace poco más de un año para buscar una salida negociada a la violencia de la banda separatista.

ETA declaró un «alto el fuego permanente» en marzo de 2006, que mantuvo formalmente hasta el pasado 5 de junio cuando anunció su ruptura y la vuelta a las armas «en todos los frentes», aunque de hecho ya había roto la tregua con el atentado en el aeropuerto madrileño de Barajas cometido el pasado 30 de diciembre, que costó la vida a dos inmigrantes ecuatorianos.

Rajoy, presidente del Partido Popular (PP) centró ayer gran parte de sus ataques al socialista Zapatero en ese tema, que calificó del «fracaso más importante» del jefe del gobierno.

Zapatero asumió toda la responsabilidad de esa decisión y dijo que será «implacable» en la respuesta a la amenaza que de nuevo lanzó ETA a los españoles.

Dejá tu comentario