Raúl Castro se afirma en Cuba

Mundo

Washington (EFE, AFP) -El gobierno estadounidense aseguró ayer que Raúl Castro se consolidó como sucesor de Fidel en Cuba desde julio y admitió que la eventual muerte de su hermano no causará «un cambio positivo» inmediato, al tiempo que defendió la política de embargo contra la isla.

«Este año marcará probablemente el final del dominio de Fidel Castro en Cuba», aseguró el director nacional de Inteligencia de Estados Unidos, Michael McConnell, ante la Comisión de Fuerzas Armadas del Senado.

«Pero un cambio positivo y significativo es poco probable inmediatamente después de la muerte» del dictador cubano, quien delegó provisionalmente el poder a su hermano Raúl el pasado 31 de julio, tras una importante cirugía intestinal.

  • Consolidación

    «El período que pasó desde su operación le dio la oportunidad a Raúl de consolidar su posición como sucesor», añadió McConnell, quien se declaró asimismo convencido de que «la transición post-Castro ya había empezado» en la isla caribeña.

    McConnell no fue el primer funcionario estadounidense en especular sobre un posible fallecimiento de Fidel Castro. Su predecesor al frente de los servicios de inteligencia, el actual número dos del Departamento de Estado, John Negroponte, había pronosticado en diciembre que Castro estaba muy enfermo y cerca de la muerte.

    Como respuesta, Fidel reapareció en un nuevo video el 31 de enero para desmentir versiones de gravedad en su salud y mostrarse en recuperación, pero sin despejar las dudas sobre la posibilidad de que pueda retomar su cargo.

    Mientras McConnell comparecía en el Congreso, el secretario de Comercio, el cubanoestadounidense Carlos Gutiérrez, volvió a defender enérgicamente la política de embargo, como copresidente de la Comisión de Asistencia para una Cuba Libre norteamericana, en un discurso en el instituto conservador AEI.

    «Necesitamos mantener firmemente nuestro rechazo de la dictadura cubana.» «Eso significa mantener con firmeza nuestra política de impedir ingresos para el régimen, mientras nos acercamos directamente al pueblo cubano», explicó el funcionario cubano-estadounidense de más alto rango en el gobierno del presidente George W. Bush.

    Hace apenas una semana, Gutiérrez había ofrecido un discurso similar en una conferencia organizada por el Consejo de las Américas, en momentos en que varios congresistas presentaban medidas para flexibilizar el embargo aplicado desde hace más de 45 años. «El embargo no es ni el problema ni la solución. El problema es el sistema represivo comunista y la única solución es cambiarlo», concluyó Gutiérrez.
  • Dejá tu comentario