Reino Unido ya elige autoridades en Escocia, Gales e Inglaterra

Mundo

El primer ministro británico, Tony Blair, afronta la prueba final de su mandato en los comicios autonómicos que se celebran hoy en Escocia y Gales y los locales en Inglaterra, en los que los laboristas pueden sufrir una dura derrota.


Las encuestas indican que el laborismo de Blair puede retroceder en Escocia ante el avance del Partido Nacionalista Escocés (SNP), que podría obtener 45 de las 129 bancas que están en juego en el Parlamento de Edimburgo, frente a los 39 de los laboristas.


Las cosas tampoco se presentan fáciles para los laboristas en Gales, donde son mayoría y podrían perder algunas de las 29 bancas que tienen en la Asamblea galesa en favor de los nacionalistas del Plaid Cymru, actualmente con doce escaños.


Las elecciones municipales en Inglaterra también serán un veredicto sobre la gestión de Blair, días antes de que éste anuncie -como se espera- su retirada del poder tras diez años en el Gobierno y tres victorias electorales consecutivas.


Los colegios electorales en Escocia, Gales e Inglaterra ya abrieron.


Los escoceses están convocados a las urnas para votar la composición del Parlamento de Edimburgo, formado por 129 escaños, de los que 73 corresponden a los representantes de circunscripciones y 56 a los de las ocho regiones en que está dividida Escocia.


Cada región escocesa tiene siete representantes en el Parlamento de Edimburgo que, junto con los miembros de las 73 circunscripciones, ocupan sus escaños por un periodo de cuatro años.


En caso de que el SNP sea la formación más votada pero no alcance los 65 escaños necesarios para formar gobierno, los nacionalistas buscarían el apoyo de los liberal demócratas (tercera formación británica) para gobernar en coalición, según los analistas.


El temor de los laboristas, señalan los expertos, es que el SNP de Alex Salmon convoque, como prometió, un referéndum sobre la independencia de Escocia en un plazo de cuatro años.


Con excepción de la política exterior, inmigración, defensa, seguridad social, empleo y seguridad nacional, temas sobre los que decide Londres, el resto de las competencias corresponde al Parlamento de Edimburgo, surgido de la ley de 1998 por la que se concedió la autonomía a los escoceses.


En Gales, se elegirán los sesenta miembros de la Asamblea, formada por cuarenta representantes de las circunscripciones y veinte por las cinco regiones en que está dividida Gales (cada región cuenta con cuatro miembros).


Los nacionalistas del Plaid Cymru buscan más competencias para la Asamblea, al igual de las que gozan los escoceses, ya que Cardiff decide en temas de salud, educación, desarrollo económico, transporte, cultura, servicios sociales, pero no, como es el caso de Edimburgo, sobre materias fiscales.

En Inglaterra, los comicios municipales no sólo serán un veredicto sobre la gestión laborista, sino también sobre la labor de la oposición del líder del Partido Conservador, David Cameron, cuya formación no tiene presencia en ciudades importantes del norte como Liverpool, Manchester y Newcastle.

Los "tories" confían, no obstante, en obtener avances en otras áreas del norte de Inglaterra para responder a las críticas de los comentaristas de que la recuperación del partido se ha ajustado únicamente al sur, zona tradicionalmente más conservadora.

Unos 32,8 millones de personas están llamadas a las urnas para votar en los 312 municipios ingleses, con excepción de Londres, donde se votó el año pasado.

En Inglaterra, 10.500 concejalías están en juego, en las que los laboristas -actualmente con 2.385 concejales- podrían perder en favor de los liberales
demócratas -con 2.412 concejales-, según las encuestas sobre intención de voto.

El Partido Conservador británico es la formación que tiene actualmente más concejales en Inglaterra con un total de 4.408.

Dejá tu comentario