Rusia intensificó su avance en el Donbass y aseguró que está lista para dialogar con Ucrania

Mundo

Rusia se ha fijado la conquista de la región como objetivo luego de haber retirado a sus tropas de la región de la norteña Kiev, la capital, a fines de marzo. Desde Moscú manifestaron estar listos para continuar las negociaciones para alcanzar la paz.

Rusia intensificó este domingo sus ataques en Ucrania mientras intentaba tomar más ciudades en la región oriental de Donbass, a la vez que dijo estar lista para continuar las conversaciones con Ucrania, mientras que el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, dijo por segunda vez en pocos días que la situación allí es "extremadamente difícil".

"Como en días anteriores, el Ejército ruso está intentando atacar Sloviansk y Severodonetsk", dijo anoche Zelenski en su habitual mensaje por video, y agregó que la situación en el Donbass "sigue siendo extremadamente difícil".

"Las Fuerzas Armadas de Ucrania están repeliendo la ofensiva", aseguró, no obstante.

Agregó que cada jornada que los militares ucranianos logran frustrar avances militares rusos, hace que esté más cerca "el deseado día que todos estamos esperando y por el que estamos peleando: el día de la victoria".

Los comentarios de Zelenski parecen reflejar más optimismo que la realidad sobre el terreno.

Rusia se ha fijado la conquista del Donbass como objetivo luego de haber retirado a sus tropas de la región de la norteña Kiev, la capital, a fines de marzo.

Las unidades militares ucranianas más experimentadas y mejor equipadas se encuentran en el Donbass, pero las tropas rusas las superan en número y las están rodeando, lo que dificulta su reaprovisionamiento, según analistas.

El Ejército ruso controla total o parcialmente cinco provincias del este y sur de Ucrania, incluyendo las dos del Donbass -Lugansk y Donetsk-, además de la península de Crimea, que se anexionó en 2014.

Por su parte, Rusia dijo estar lista para continuar las conversaciones con Ucrania, que fueron congeladas por Kiev hace un mes y medio después de que recrudecieron los combates en Mariupol y que salieron a la luz las imágenes de Bucha.

El jefe de las negociaciones por parte de Moscú, Vladimir Medinsky, fue quien comunicó la voluntad rusa de retomar el diálogo, según citó la agencia rusa Tass.

La última ronda de conversaciones presenciales entre los delegados de ambos países tuvo lugar en Estambul, Turquía, el pasado 29 de marzo.

Frente a la continuidad de esta invasión lanzada el 24 de febrero, Suecia y Finlandia siguen intentando avanzar -después de décadas de no alineamiento militar- con su decisión de unirse a la OTAN, cuyo único obstáculo actual es el rechazo de Turquía.

Sin la aprobación unánime de todos los estados miembros de la alianza atlántica -entre ellos, Turquía-, Finlandia y Suecia no podrán ser parte de ella.

Por ese motivo, el gobierno de Finlandia afirmó hoy que espera que la resolución de su diferendo con Turquía sobre el ingreso de Helsinki a la OTAN demandará “varias semanas”.

“Las negociaciones (con Turquía) continuarán a nivel oficial”, afirmó el canciller, Pekka Haavisto, a la televisora finlandesa Yle.

“Deben ser pacientes, pues llevarán varias semanas”, resaltó y aseguró que era “optimista” respecto a la resolución del desacuerdo, según la agencia de noticias Sputnik.

Haavisto dijo que Helsinki puede garantizar a Ankara que los vínculos con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), un grupo prohibido en Turquía por actividad terrorista, serán monitoreados de una manera más cuidadosa.

“Ciertamente podemos darle a Turquía esas garantías; como el PKK es considerado en Europa una organización terrorista, es importante prevenir actividades terroristas también en Finlandia; es importante que hagamos nuestra contribución”, sostuvo.

En tanto, Estados Unidos y Francia ratificaron hoy su apoyo a la aspiración de Helsinki y Estocolmo, en un diálogo telefónico entre el secretario de Estado norteamericano, Antony Blinken, y la nueva canciller francesa, Catherine Colonna.

Por su parte, el presidente de Polonia, Andrzej Duda, aplaudió hoy la "heroica" resistencia de Ucrania frente a la invasión de Rusia y aseguró que no descansará hasta que el país "sea miembro de la Unión Europea" (UE), en un simbólico discurso ante el Parlamento ucraniano.

Duda es el primer líder extranjero que se dirigió en persona a los legisladores ucranianos en Kiev desde el inicio de la invasión rusa el 24 de febrero pasado.

Duda apuntó que partir de ahora será imposible "hacer negocios como de costumbre" con Rusia, a raíz del descubrimiento de las masacres de civiles cometidas en Ucrania e imputadas a las tropas rusas.

Tras el discurso del mandatario polaco, Duda y Zelenski brindaron una conferencia de prensa en la que se profundizó la situación de Ucrania respecto de la obtención del estatus de candidato a la UE, que podría pasar en junio próximo en la reunión del Consejo Europeo.

Zelenski, por su parte, reiteró su esperanza de que Ucrania pueda ingresar a la UE y afirmó que su país pertenece a la comunidad europea desde hace mucho tiempo, pero que para entrar al bloque necesita "embajadores y amigos poderosos".

Además, Zelenski anunció la firma de un acuerdo con Polonia que simplifica el cruce de la frontera entre los dos países.

Según el mandatario, entre los polacos y los ucranianos "no debe existir ningún límite ni barrera" y se debe “plasmar eso en un futuro próximo en el acuerdo bilateral”.

“Primero con respecto al control conjunto de fronteras y aduanas, y luego, a una frontera condicional única, cuando Ucrania será miembro de la Unión Europea", dijo Zelenski.

A nivel de los combates, el Ministerio de Defensa ruso informó hoy que Rusia atacó anoche desde aviones y con artillería centros de comando, depósitos de municiones y concentraciones de tropas en el Donbass y en la sureña provincia de Mikolaiv.

Desde hace días, las hostilidades en el Donbass se centran en Severodonetsk, en la provincia de Lugansk, que está "prácticamente rodeada" por las fuerzas rusas, según sus autoridades.

La industrial Severodonetsk es una de las pocas ciudades importantes del Donbass que sigue bajo control ucraniano, así como su ciudad gemela de Lisichansk, separadas entre sí por el río Siversky Donets.

El gobernador de Lugansk, Sergii Gaidai, dijo hoy que tropas rusas intentaron atacar Severodonetsk desde cuatro direcciones en las últimas horas y que si bien fueron infructuosos, continuaron los ataques de artillería en zonas residenciales y un puente que une la ciudad con la vecina Lisichansk fue destruido.

Las Fuerzas Armadas ucranianas dijeron hoy que Rusia también continuaba atacando Sloviansk, una ciudad de Donetsk.

Ataques rusos mataron ayer a siete civiles e hirieron a otros diez en la provincia de Donestk, dijo anoche su gobernador, Pavlo Kirilenko.

Rusia dio un gran paso en su objetivo de capturar el Donbass el mes pasado al conquistar la sureña ciudad portuaria de Mariupol, en el extremo sur de Donestk, sobre el mar de Azov.

En tanto, Ucrania prorrogó por tres meses el estado de movilización general y la vigencia de la ley marcial, que en principio regía hasta el próximo martes, a raíz de la invasión rusa, informó hoy la prensa local.

Hace dos días, Rusia declaró la "liberación total" de Mariupol tras la rendición de los últimos soldados ucranianos que había en la ciudad, refugiados en la acería de Azovstal.

El Donbass es fronterizo con Rusia, y en la región el ruso es la lengua más hablada.

Además de las dos provincias del Donbass -Donestk y Lugansk- que controla en gran parte, Rusia ocupa parte de las provincias ucranianas de Jarkov (limita con el Donbass por el este) y Zaporiyia (limita con el Donbass por el oeste) y toda la de Jerson, además de Crimea.

Temas

Dejá tu comentario