Sancionan a militares por revelar detalles para videojuego

Mundo

Siete militares de la unidad de elite de la Armada estadounidense SEAL (Mar, Tierra y Aire), la misma que asesinó en mayo de 2011 al líder de la red fundamentalista islámica Al Qaeda, Osama Bin Laden, fueron sancionados por el Pentágono por haber revelado secretos para la elaboración de un videojuego.

Según informó la cadena de televisión estadounidense CBS, seis de los siete militares de los SEAL sancionados continúan en servicio activo y uno de ellos participó en la operación que acabó con la vida de Bin Laden.

Los siete militares fueron sancionados por haber trabajado como consultores durante dos días para el equipo que desarrolló la entrega del videojuego "Medal of Honour" titulada "Warfighter".

La sanción consistió el descuento de parte de sus salarios durante dos meses y en un carta de reprimenda de su mando, lo que hará mucho más difícil que puedan ascender de rango.

Cuatro de los militares de elite fueron trasladados a otra unidad militar pero continúan bajo investigación. La sanción no viene motivada porque hayan revelado datos de la operación que acabó con la vida de Bin Laden, pero sí cuestiones relacionadas con sus misiones.

El videojuego de Electronic Arts no recrea la operación desarrollada por comandos de élite estadounidenses el 2 de mayo de 2011 en Abbottabad, cerca de Islamabad, pero sí intenta reflejar la realidad de las misiones de este tipo de unidades, con recreaciones, por ejemplo, de una actuación ante un ataque de piratas en un buque en aguas de Somalia.

La compañía que desarrolla el videojuego, Electronic Arts, contrató para elaborar la aventura gráfica a militares retirados y en servicio activo que formaron parte de comandos de elite para conseguir el máximo realismo en el videojuego.

La CBS informó que se desconocen los secretos que han revelado los militares de los SEAL, pero está confirmado que utilizaron material clasificado de la Armada estadounidense en su asesoramiento para la compañía que desarrolla el videojuego.

Además, quedó en evidencia que incumplieron el código ético no escrito que establece que los SEAL deben ser guerreros silenciosos que huyen de los focos. Desde la operación que acabó con la vida de Bin Laden, los SEAL atrajeron la atención de los medios de comunicación y del mundo del cine y de la publicidad.

A tal punto, que el jefe del operativo, el almirante William McRaven, ahora jefe del Mando de Operaciones Especiales, decidió autorizar a varios de sus subordinados para que participen en una película de acción titula "Act of Valor" (Ley de Valor).

Dejá tu comentario