Se complica Zapatero por su apoyo a Cuba

Mundo

Madrid (EFE, AFP) - El gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero recibió ayer severas críticas del opositor Partido Popular y de grupos de la disidencia cubana por haber anunciado una serie de ayudas económicas y que viajará a la isla antes de que el régimen castrista ponga en marcha reformas en materia política, económica y de derechos humanos.

El coordinador de presidencia y de relaciones internacionales del PP, Jorge Moragas, advirtió que una próxima visita sería «un profundo error» y un «respiro» a la dictadura cubana.

Moragas hizo hincapié en que debería haber signos claros de que «se ha iniciado una transición pacífica» y de que es posible el diálogo interno entre los cubanos.

En su opinión, Zapatero acertó al condicionar el viaje a la evolución política en Cuba, después de que el canciller español, Miguel Angel Moratinos, anunciara que el presidente del gobierno había aceptado la invitación de ir a la isla en 2009.

Moragas criticó a Moratinos por guardar «silencio administrativo» ante la afirmación de su par cubano, Felipe Pérez Roque, de que en Cuba no hay presos políticos. «Es indigno y un insulto a todos los disidentes y a los familiares de los presos», manifestó Moragas, para quien un ministro de Exteriores está obligado a salir en defensa de los derechos humanos y de los valores democráticos.

La reunión que mantuvieron los ministros en Madrid formó parte del primer acercamiento entre un país miembro de la Unión Europea y la isla, luego de que el bloque suspendiera las sanciones que había impuesto en 2003 tras el arresto de 75 opositores.

Al mismo tiempo, Oscar Espinosa Chepe, uno de los detenidos de la oleada represiva, afirmó que una eventual visita «sería muy positiva si hubiera una respuesta por parte del gobierno cubano en el sentido de liberar a los presos pacíficos y de conciencia, y de respetar los derechos humanos». «Si fuera así, bienvenida la visita; pero, si no, no tiene sentido», porque «en la práctica sería un respaldo al totalitarismo», agregó Espinosa, condenado a 20 años de cárcel y ahora con licencia extrapenal por motivos de salud.

Según la líder de la Agenda para la Transición, Marta Beatriz Roque, « indiscutiblemente cualquier liberación de presos políticos, cualquier cosa que signifique la libertad de los presos o el cese de la represión, sería aceptada». Roque, única mujer del Grupo de los 75, lamenta que la visita sea «parte de la políticade espaldarazo del gobierno español al cubano», dada «la situación que tiene el país en este momento (...) y el nivel represivo que hay». «Lo que están haciendo es sencillamente darle el gusto al gobierno cubano», manifestó.

Héctor Palacios, también del Grupo de los 75 y liberado por razones de salud, calificó de «lamentable» que Zapatero visite la isla «sin que el gobierno cubano hubiera dado pasos serios, viables y concretos». «Sería un error político más» de Madrid, dijo Palacios, que vivió en España durante casi un año, hasta el mes pasado. El líder de Cambio Cubano, Eloy Gutiérrez Menoyo, preguntó: «¿Qué viene a ver (Zapatero)? ¿Que aquí continúa la misma dictadura de hace 50 años?».

Por su parte, el líder de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, Elizardo Sánchez, dijo que «la visita de cualquier representante de un gobierno democrático a Cuba siempre será positiva, tomando en cuenta la naturaleza antidemocrática del gobierno de la isla». Pero agregó que «siempre será difícil para algún dignatario de países democráticos venir a Cuba y encontrarse que las prisiones están llenas de presos políticos, incluyendo a 60 prisioneros de conciencia adoptados por Amnistía Internacional».

Dejá tu comentario