Se confirmó que envenenaron al principal rival de Putin y Occidente reaccionó con firmeza

Mundo

Washington - El Gobierno de Estados Unidos se declaró ayer “muy preocupado” después de que Alemania confirmara que Alexéi Navalni, el principal opositor al presidente ruso Vladímir Putin, fue envenenado una sustancia conocida como novichok.

“Estados Unidos está muy preocupado por los resultados que se anunciaron. El envenenamiento de Alexéi Navalni es un acto absolutamente condenable”, escribió el Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca.

“Rusia ya ha utilizado en el pasado el agente neurotóxico novichok”, subrayó, al precisar que Washington trabajará con sus aliados “para que los responsables en Rusia rindan cuentas”.

“Los rusos tienen derecho a expresar sus opiniones de manera pacífica sin temer ningún tipo de represalias, y menos aún agentes químicos”, añadió el texto.

Exámenes realizados por un laboratorio del ejército alemán dieron “la prueba inequívoca” de que el opositor fue víctima de un envenenamiento “por un agente neurotóxico de tipo novichok”, según el Gobierno de Angela Merkel.

El Novichok, un potente agente nervioso creado por los soviéticos, fue utilizado contra el ex doble agente Serguéi Skripal en 2018 en territorio británico. Esto provocó una crisis diplomática entre Londres y Moscú.

Navalni es el principal opositor del gobierno de Putin y autor de publicaciones ampliamente difundidas en las redes sociales que denuncian la corrupción de las élites rusas. Fue transferido de Siberia a Berlín a finales de agosto.

En tanto, Merkel dijo que el hallazgo “plantea cuestiones muy serias que solo Rusia puede y debe responder”.

De inmediato, el Kremlin afirmó querer colaborar. “Estamos dispuestos e interesados en cooperar enteramente y a intercambiar informaciones sobre este tema con Alemania”, aseguró el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, citado.

La Unión Europea tampoco se hizo esperar. “Este es un acto despreciable y cobarde”, reaccionó la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

El Reino Unido señaló, por su parte, que Rusia “debe decir la verdad” y consideró “absolutamente inaceptable” el uso de un “arma química prohibida”, dijo el jefe de la diplomacia Dominic Raab.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario