Soldados de EEUU reclaman refuerzos en Irak

Mundo

Los soldados estadounidenses en Irak pidieron hoy refuerzos al nuevo secretario de Defensa norteamericano, Robert Gates, un día después de que los generales expresaran al flamante jefe del Pentágono sus dudas sobre la conveniencia de aumentar el número de tropas.

"Señor, creo que sólo necesitamos seguir haciendo lo que estamos haciendo", dijo el soldado Jason Green a Gates durante una reunión y desayuno del secretario de Defensa con unos 15 efectivos militares estadounidenses, huevos revueltos y café de por medio.

"Realmente creo que necesitamos más tropas aquí. Con mayor presencia sobre el terreno, más tropas podrían mantener a raya a los insurgentes durante el tiempo necesario para que podamos entrenar al ejército iraquí", agregó el soldado Green.

Ningún soldado presente dijo que las fuerzas estadounidenses deberían ser retiradas, pero ninguno dijo tampoco que los niveles de tropas fueran adecuados, como sostienen algunos comandantes.

Gates, en su primera semana en el cargo tras reemplazar a Donald Rumsfeld, llegó ayer por sorpresa a Bagdad con un mandato del presidente George W. Bush para consultar a jefes militares y soldados y delinear una nueva estrategia para la guerra en Irak.

El secretario de Defensa se reunió ayer con los comandantes estadounidenses y con su par iraquí, y hoy tenía previsto mantener un encuentro con el primer ministro, Nuri Al Maliki.

En su desayuno con los soldados, Gates los consultó sobre su opinión sobre los niveles de tropas, el entrenamiento y la inclinación sectaria de las fuerzas iraquíes. 

El resuelto pedido de más tropas de los soldados contrasta con las dudas expresadas ayer por los jefes militares estadounidenses en Irak sobre un incremento del nivel de fuerzas en el país.

El jefe de las fuerzas estadounidenses en Irak, general George Casey, se manifestó preocupado de que un aumento del número de efectivos sólo traiga una breve disminución de la violencia -o ninguna-, genere faltantes de tropas frescas para otras misiones y retrase el traspaso de la seguridad a las fuerzas iraquíes.

Bush, quien tiene previsto anunciar en enero próximo una nueva estrategia para la guerra de Irak, dijo ayer que un aumento temporal del número de soldados era una de las opciones que estudiaba, pero agregó que aún no tomó una decisión al respecto.

Dejá tu comentario