Insólito: los capo mafia de Italia cobraban subsidio por pobreza

Mundo

Más de un centenar de mafiosos, entre ellos el "hijo del Pablo Escobar italiano", obtuvieron más de medio millón de euros del Estado en subsidios.

Más de un centenar de mafiosos, entre ellos el jefe de la temida 'Ndrangheta de Calabria, condenado por tráfico de cocaína con Colombia, obtuvieron más de medio millón de euros del Estado en Italia gracias al subsidio social destinado a las clases más pobres.

La denuncia fue hecha este miércoles por la policía italiana, que precisó en un comunicado que los mafiosos deberán reembolsar el monto del subsidio, al que no tenían derecho de acceder.

En total 101 mafiosos, entre ellos Alessandro Pannunzi, llamado "el hijo del Pablo Escobar italiano, Roberto Pannunzi", figura entre los beneficiarios del subsidio.

Pannunzi padre, considerado por la policía italiana como uno de los mayores traficantes de cocaína del mundo, amante del lujo y la buena vida, fue deportado en 2013 a Italia un día después de haber sido arrestado en un centro comercial de Colombia.

La familia Pannunzi además tiene estrechos vínculos con los jefes de los carteles de la droga de Colombia, ya que Alessandro está casado con "la hija de uno de los principales productores colombianos de cocaína", según explicó la policía.

Las autoridades de Italia investigaron a más de 500 personas sospechosas de haber pedido sin derecho el subsidio, conocido como "el salario de ciudadanía", de 780 euros.

El subsidio, entre las medidas más emblemáticas del gobierno liderado por el Movimiento 5 Estrellas (antisistema), está dirigido a cerca de cinco millones de italianos que viven por debajo del umbral de la pobreza.

Con esa medida se intenta promover la integración de los estratos más pobres e impulsar el crecimiento económico en el país.

Considerada una verdadera multinacional del crimen, con conexiones claves en América Latina, la 'Ndrangheta es la mafia que mejor se adaptó al nuevo escenario global, señalan expertos.

A diferencia de la Cosa Nostra siciliana, la mafia calabresa no tiene una estructura de poder piramidal, sino horizontal, está organizada por clanes independientes que sólo se unen para acometer juntos negocios demasiado grandes para un solo grupo y está presente en todos los continentes.

El anuncio de la policía alimenta además la indignación en algunos sectores, ya que coincide con la crisis que vive Italia, golpeada por la epidemia de coronavirus que causó la muerte de más de 32.000 personas y un confinamiento que paralizó la economía del país.

Las autoridades temen que las organizaciones criminales aprovechen el momento de crisis para lucrar con préstamos a la población más vulnerable de manera de lavar dinero ilegal y a su vez captar los jugosos fondos públicos europeos destinados a reactivar la economía después del Covid-19.

La liberación por razones de salud de cientos de mafiosos, entre ellos varios capos y temidos asesinos, durante los dos meses de confinamiento, generó polémicas contra el ministro de Justicia, quien tuvo que revertir su decisión.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario