Sucre y Tarija, focos de conflicto para Evo

Mundo

Sucre y Tarija (ANSA, EFE) - Una multitud, estimada por los organizadores en 200.000 personas, prometió ayer en Sucre luchar para que el gobierno y el Congreso de Bolivia se trasladen a esa ciudad, en respuesta a un multitudinario cabildo que rechazó terminantemente ese pedido el viernes en La Paz, en medio de renovadas advertencias de guerra civil. En tanto, los habitantes de la vecina Tarija, también en el sur del país y donde se encuentran los principales yacimientos de gas, cumplieron un paro total para exigir una solución a la crisis provocada por la falta del combustible.

Además, esta última ciudad está cercada desde hace seis días por campesinos que exigen que la prefectura entregue las regalías por hidrocarburos a los municipios rurales y 5 millones de dólares de un fondo de emergencia para recuperarse de las pérdidas que causaron los fenómenos naturales este año.

Los habitantes de Sucre, la capital oficial de Bolivia, respondieron a coro: «Sí, juro», cuando Jaime Barrón, presidente del comité interinstitucionalque encabeza la demanda,les preguntó si juraban « defender la democracia, la unidad de la nación, la capitalía plena para Sucre y el legado de los próceres».

La marcha y la concentración fueron la respuesta de los habitantes de Sucre a los de La Paz, quienes el viernes, en un cabildo que reunió a más de un millón de personas, emplazaron a la Constituyente a dejar de lado el debate sobre el trasladode los poderes. El tema se instaló en la Constituyente pese al pedido del presidente Evo Morales, cuyo partido tiene mayoría en la Asamblea, de dejarlo de lado porque podría derivar en un grave enfrentamiento entre las dos regiones.

  • Guerra civil

    Las sedes del gobierno y del Congreso fueron trasladadas a La Paz en 1899, tras una cruenta guerra civil que comenzó con una demanda de instaurar en Bolivia el régimen federal.

    «Nuestra razón no está motivada por ideas mezquinas. Nuestra idea va más allá de la absurda disputa de izquierda y derecha. Nuestra lucha es más grande, más generosa, porque amamos a Bolivia, que está al borde de la confrontación violenta entre hermanos», dijo Barrón.

    El único orador de la concentración instó «al pueblo a preservar la unidad nacional por sobre todas las cosas para que las disputas entre regiones sean resueltas en democracia y nunca más con sangre, dolor y luto».
  • Dejá tu comentario