Temporal de lluvias en Brasil dejó al menos 26 muertos

Mundo

Río de Janeiro (EFE).- El número de muertos por las lluvias que caen desde el pasado martes en el estado brasileño de Río de Janeiro subió ayer a 26 y las previsiones meteorológicas indican que los temporales proseguirán por lo menos hasta hoy, informaron fuentes oficiales.

Según el último boletín de la Defensa Civil, tan sólo en el estado de Río de Janeiro, las lluvias, los deslizamientos y las crecidas de los ríos han dejado este año 26 muertos y 8 heridos; así como han destruido la vivienda de 1.575 personas y obligado a otras 11.601 a abandonar temporalmente sus casas inundadas.

Las lluvias de esta semana también han castigado a los estados vecinos de Río de Janeiro en el sudeste brasileño y han provocado la muerte de dos personas en el estado de Sao Paulo.

En el también vecino estado de Minas Gerais 17 personas han muerto desde que comenzó la temporada de lluvias, a finales de octubre pasado, y en el estado de Espíritu Santo han dejado seis víctimas desde noviembre.

Según la Defensa Civil en Minas Gerais, en donde 61 municipios ya declararon estado de emergencia, las lluvias de los últimos tres meses han dejado 4.207 personas sin vivienda y 11.275 desalojadas temporalmente.

El último boletín oficial sobre Río de Janeiro incluye dos personas que murieron hoy en deslizamientos en la ciudad de Nueva Friburgo, pero no la mujer que se ahogó cuando el carro en que viajaba cayó a un río debido a que se desconoce si el accidente fue provocado por una crecida o por imprudencia del conductor.

El mayor número de deslizamientos y víctimas se ha registrado en Nueva Friburgo, una ciudad de la llamada región serrana del estado de Río de Janeiro en la que han muerto once personas.

Sin embargo, el director de la Defensa Civil de Río de Janeiro, coronel José Paulo Miranda, consideró la situación en la también ciudad serrana de Sumidouro como las más preocupante debido al elevado número de viviendas ubicadas en áreas de riesgo.

Las aguas del río Paraíba do Sul, que atraviesa los estados de Sao Paulo, Río de Janeiro y Minas Gerais, están por lo menos seis metros por encima de su nivel normal en ciudades como Campos, cuyas autoridades ya declararon estado de emergencia.

El gobierno federal brasileño liberó el viernes 57 millones de reales (unos 26,5 millones de dólares) para atender a los damnificados por las lluvias en todo el país, así como envió alimentos y medicinas a los estados de Minas Gerais y Espíritu Santo.
Según las secretarías regionales de Transportes, varias vías están bloqueadas en los estados de Río de Janeiro y Minas Gerais por deslizamientos e inundaciones.

Dejá tu comentario