Terremoto con 2.000 muertos en la misma zona del tsunami

Mundo

Yakarta (ANSA, Reuters, EFE, AFP, DPA) - Un terremoto de 8,7 grados de magnitud en la escala de Richter sacudió ayer el sudeste de Asia, generando en varios países de la región pánico por un posible tsunami como el del 26 de diciembre último. Al cierre de esta edición se reportaban grandes daños materiales y entre mil y dos mil muertos sólo en la isla Nias, al oeste de Sumatra (Indonesia).

El sismo se registró a las 23.09 hora de Indonesia y duró tres minutos. Se produjo frente a la isla de Sumatra, a escasa distancia del sector afectado por el maremoto de diciembre, que dejó 288 mil muertos y desaparecidos (ver vinculada).

El epicentro estuvo ayer a 1.300 kilómetros al noroeste de Yakarta, capital indonesia, y a 30 kilómetros de profundidad en una región del Océano Indico situada 200 kilómetros al oeste de Sibolga, en la isla de Sumatra, informó la agencia federal norteamericana Geological Survey (USGS, por sus siglas en inglés).

• Alerta

En un comienzo este organismo informó que la magnitud había sido de 8,2 grados en la escala Richter, pero luego Paul Earle, investigador del USGS, señaló que una medición posterior indicó 8,7 grados.

El movimiento desencadenó el rápido lanzamiento de un alerta por posibles olas gigantes (tsunami) en Indonesia, Malasia, Sri Lanka y las islas indias de Andamane y Nicobar.
El alerta, que fue difundido por radio, televisión y por altoparlantes, generó una rápida y masiva evacuación de amplias zonas costeras.

Decenas de miles de pobladores de las regiones costeras de Sumatra y sus islas cercanas, en Indonesia, Malasia, Sri Lanka, y las zonas insulares del sur de India huyeron en medio de la noche a pie, y en vehículos que pudieron conseguir, tras el alarma de tsunami, hacia tierras más altas.

«El peligro de un gran y destructivo tsunami ya debería haber pasado ahora», dijo al cierre de esta edición
Laura Kong, directora del Centro de Información Internacional de Tsunamis, con sede en Hawaii.

«Hubo algunos tsunamis registrados como resultado del terremoto, pero aparentemente no fueron destructivos», añadió.

• Primera evaluación

«Generalmente, si no ocurre nada en las dos a tres horas posteriores, entonces se puede decir que el peor peligro ya pasó, lo que parece ser el caso ahora», aseguró.

Una serie de olas de 23 centímetros fueron registradas en las islas Cocos, entre Indonesia y Australia. Otras de entre 25 a 30 centímetros fueron registradas en la costa de Colombo (Sri-Lanka), informó. El 26 de diciembre las olas llegaron a los 10 metros de alto.

El vicepresidente indonesio, Jusuf Kalla, dijo a la BBC anoche que entre mil y dos mil personas murieron en la isla. Funcionarios de esa isla, situada unos 125 kilómetros al oeste de Sumatra y hasta no hace mucho paraíso de los surfistas, dijeron a la televisión nacional que esa cantidad de personas quedó sepultada bajo los escombros de los edificios destruidos. Según las primeras evaluaciones, el terremoto destruyó cerca de 70% de los edificios ubicados en torno al mercado de abasto de la localidad de Gunung Sitoli, al este de la isla.

«Es muy posible que la cifra de muertes aumente. Aquí es todavía de noche y no es posible determinar cuántas personas están atrapadas entre los escombros», manifestó el sargento de policía
Zulkifi Sirait.

Además, se produjo la interrupción de la electricidad en amplias regiones, lo que estimuló escenas de pánico en áreas afectadas tanto en pueblos de Indonesia como en ciudades de Malasia, donde se estremecieron los grandes rascacielos de Kuala Lumpur.

Dejá tu comentario