22 de agosto 2009 - 21:49

Tras dos años de rencor mutuo, Corea del Norte y del Sur reanudaron el diálogo

Kim Ki-Nam mantuvo conversaciones con Corea del Norte.
Kim Ki-Nam mantuvo conversaciones con Corea del Norte.
Los emisarios norcoreanos que viajaron a Corea del Sur para rendir homenaje al fallecido ex presidente Kim Dae-jung se reunieron con el mandatario surcoreano Lee Myung-Bak, un encuentro sin precedentes tras meses de vivas tensiones entre los dos países.

"Así es. El presidente Lee celebró un encuentro con los emisarios de Corea del Norte", indicó un responsable de la presidencia surcoreana que requirió anonimato.

Los enviados norcoreanos, "que llevan un mensaje" del número uno del régimen comunista de Pyongyang, Kim Jong-il, para mejorar de manera inmediata las relaciones de los dos países, prolongaron un día su visita que inicialmente debía finalizar el sábado, informó con anterioridad la agencia surcoreana Yonhap citando a responsables surcoreanos.

Tras reunirse con el ministro surcoreano de Unificación, Hyun In-taek, en la mañana del sábado, esta delegación norcoreana de alto nivel había solicitado un encuentro con el presidente, según la misma fuente.

El diálogo entre ambas Coreas -oficialmente en guerra desde el conflicto de 1950-53- se deterioró desde la llegada al poder del presidente Lee Myung-bak, un conservador que preconiza la intransigencia hacia Pyongyang, en febrero de 2008.

Las relaciones intercoreanas se volvieron especialmente tensas después de que Pyongyan realizase un ensayo nuclear el 25 de mayo -condenado por la ONU- y anunciase no considerarse ligada al armisticio de 1953 que puso fin a la guerra de Corea.

"Creo que las relaciones intercoreanas deben mejorar lo antes posible", declaró Kim Yang-gon, el responsable norcoreano encargado de las relaciones intercoreanas.

"Hemos tenido pocas oportunidades de conversar (...) Espero que esas primeras discusiones oficiales a alto nivel bajo el mandato de Lee Myung-Bak nos den ocasión de mantener intercambios francos", añadió durante su entrevista con Hyun.

Este encuentro fue el primero entre responsables de ambas Coreas desde la entrada en funciones del gobierno de Lee, hacia el que Pyongyang también ha manifestado una neta hostilidad.

La delegación norcoreana también abogó por una reanudación de los intercambios económicos intercoreanos
, señaló por su parte Chung Dong-yung, ex ministro surcoreano para la Unificación.

"Los tiempos han cambiado. La herencia de la Guerra Fría debe ser enterrada. Me reuniré con quien sea para (mantener) discusiones francas", dijo el jefe de los emisarios de Pyongyang, Kim Ki-nam, que también es secretario del Partido de los Trabajadores norcoreanos y hombre allegado de Kim Jong-il, citado por Chung.

Interrogado sobre el estado de salud de Kim Jong-il, que presuntamente sufrió un derrame cerebral hace un año, Kim indicó que el líder norcoreano está lo suficientemente en forma como para realizar aún más visitas que en 2008.

La delegación norcoreana llegó el viernes a Seúl para rendir homenaje -algo sin precedentes por parte de Pyongyang- al ex presidente surcoreano y premio Nobel de la Paz Kim Dae-jung, fallecido el martes a los 85 años.

Artífice de una política de apertura hacia Pyongyang, Kim -presidente entre 1998 y 2003- fue el primer jefe de Estado surcoreano en viajar a la capital norcoreana, donde el 15 de junio de 2000 firmó junto con Kim Jong-il una declaración común que marcó el acercamiento entre ambas Coreas.

Dejá tu comentario

Te puede interesar