Tras otro fracaso en las negociaciones, Arias aseguró que tratará de evitar que haya un "baño de sangre" en Honduras

Mundo

La segunda ronda de diálogo bajo la mediación de Oscar Arias culminó en un rotundo fracaso, luego de que la delegación del gobierno de facto de Roberto Micheletti calificara de "inaceptable" un plan de acción presentado el sábado por el Premio Nobel de la Paz para superar la crisis en Honduras.

Tras la ruptura de las conversaciones, el presidente costarricense advirtió sobre el inminente peligro de una guerra civil en Honduras, y dejó abierto un plazo de 72 horas para estudiar una salida al conflicto.

Las conversaciones, realizadas en la casa del mandatario, culminaron en forma abrupta, luego de que el canciller del gobierno de Micheletti, Carlos López, dijera que la propuesta de mediador era considerada por su delegación como una "intromisión en los asuntos internos de Honduras".

"Lo siento mucho, pero las propuestas en las que usted ha insistido resultan inaceptables para el gobierno constitucional de Honduras que yo represento, en particular su propuesta número uno (que pide el retorno del depuesto presidente Manuel Zelaya)", apuntó López en una declaración a la prensa.

"La mediación no ha sabido comprender que la pretensión de imponer como presidente al señor José Manuel Rosales Zelaya en contra del derecho interno de la República, e infringiendo el principio de la igualdad soberana de los Estados, es absolutamente inaceptable, constituye una abierta intromisión en los asuntos internos de Honduras y una lamentable desnaturalización de la mediación", declaró López.

Y dijo que el "estamento jurídico hondureño" que destituyó a Zelaya de sus funciones "no puede asumir el papel de cómplice si algunos gobiernos de América quisieran constituirse en avales de la impunidad".

Rixi Moncada, representante de la delegación de Zelaya, atribuyó a la "intransigencia" del sector de Micheletti el fracaso de las conversaciones realizadas el sábado y domingo en la capital costarricense.

Un resultado similar arrojó la primera ronda efectuada también en San José el 9 y 10 de julio.

Moncada afirmó que su delegación acepta el plan propuesto por el Nobel de la Paz y quedará pendiente de las acciones futuras que adopte el mediador.

Dejá tu comentario