Trump vuelve a provocar: el impeachment causa una "ira tremenda" entre sus seguidores

Mundo

El presidente saliente de Estados Unidos dijo que el discurso en el que arengó a sus simpatizantes para asaltar el Capitolio fue "totalmente apropiado". Además, denunció el "error catastrófico" de la cancelación de sus cuentas en Twitter, Facebook e Instagram. ¿El mandatario electo jurará al aire libre?

Washington - En medio de crecientes temores de un nuevo asalto al Congreso de Estados Unidos el miércoles 20, en ocasión de la jura como presidente de Joe Biden, de lo que Ámbito informó el lunes, el mandatario saliente, Donald Trump caldeó más ayer el ambiente político al reivindicar su rol en torno al acto de sedición de la semana pasada, al embestir contra las redes sociales que cancelaron sus cuentas y al advertir amenazante que el juicio político impulsado en su contra por los demócratas está provocando una “tremenda ira” entre sus seguidores.

“Esta es realmente la continuación de la mayor cacería de brujas de la historia. Es ridículo, es absolutamente ridículo. Este impeachment está causando una ira inm ensa”, dijo el presidente estadounidense desde los jardines de la Casa Blanca antes de volar a Texas para presentar como un éxito el módico avance de la construcción del muro en la frontera con México.

Según se informó, en la localidad de Alamo lo esperaban unos 200 mil partidarios, lo que demuestra que mantiene apoyo popular y que puede resultar costoso para sus oponentes sacarlo de la política.

“No quiero violencia”, aclaró en su primera declaración a la prensa desde la asonada del 6 de enero, que dejó cinco muertos y conmocionó a Estados Unidos y al mundo.

Cuando restaban ocho días para que deje el poder, el mandatario republicano volvió a adoptar un tono combativo, al asegurar que su discurso ante sus partidarios antes del asalto al Capitolio fue “totalmente apropiado”. Asimismo, denunció el “error catastrófico” de las redes sociales, como Twitter y Facebook, de haber suspendido sus cuentas por acusarlo de incitar a la violencia.

En plena tormenta política, el presidente se reunió el lunes con su vicepresidente, Mike Pence, quien -según parece- ha decidido hacer frente común con el mandatario ante los demócratas y rechazar los pedidos para que aparte a Trump del poder invocando la 25ª Enmienda de la Constitución. Ese respaldo le permitió al mandatario afirmar ayer que “no hay peligro alguno” de que la mayoría del gabinete y el vice lo remuevan.

En el Congreso se está preparando además un procedimiento de impeachment que, incluso cuando se saldara después de su salida del poder con una votación en el Senado, podría servir para prohibirle presentar su candidatura en 2024.

La Cámara de Representantes considerará hoy la acusación, la segunda presentada en el actual mandato, y se espera una votación inmediata. Con el respaldo de una gran cantidad de demócratas, y con el posible apoyo de republicanos, se espera que la misma se apruebe fácilmente.

Sin embargo, queda la duda sobre el desenlace del juicio que luego tendrá que celebrarse en el Senado. Los demócratas tomarán el control del cuerpo, pero necesitarán el apoyo de muchos republicanos para lograr la mayoría de dos tercios necesaria para condenar al presidente. Resultó relevante en ese sentido que el líder de la mayoría republicana del cuerpo, Mitch McConnell, haya sugerido a sus íntimos que apoyaría la destitución por considerar que el jefe de la Casa Blanca cometió un delito de incitación a la rebelión.

Un juicio político a Trump también correría el riesgo de obstaculizar la acción legislativa de los demócratas al comienzo de la presidencia de Biden, al monopolizar las sesiones del Senado.

Anoche se esperaba que los demócratas insistieran en la aprobación de una resolución para pedirle pidiendo a Pence que destituya al presidente de su cargo con respaldo del gabinete.

El clima político es de creciente tensión. El FBI analiza informes de “varias amenazas para causar daño al presidente electo Joe Biden antes de la ceremonia de juramentación” del 20 de este mes.

Así lo informó CNN, que dio detalles sobre la alarma de la policía federal sobre otras posibles protestas, incluidas algunas armadas, entre el 16 y el 20 de enero en la capital y en otros estados de Estados Unidos.

Dejá tu comentario