Un asesor de McCain dijo que le vendría bien un nuevo 11-S

Mundo

Washington (Reuters, DPA) --John McCain se vio involucrado en una fuerte polémica después que uno de sus asesores más cercanos, Charlie Black, aseguró que el candidato republicano se beneficiaría en caso de que ocurriera un ataque similar al del 11 de setiembre de 2001 antes de las elecciones de noviembre.

Black comentó recientemente en una revista que un nuevo ataque terrorista en el país «sería ciertamente una gran ventaja», haciendo referencia al republicano. Al encenderse el escándalo, Black dijo inmediatamente: «Lamento profundamente los comentarios, fueron inapropiados. Reconozco que John McCain dedicó su vida entera a proteger a su país y puso su seguridad ante cualquier otra consideración».

El equipo de campaña del demócrata Barack Obama señaló que el lapsus de Black había desenmascarado las tácticas electorales de los republicanos, que se reducen a la «política del miedo».

Richard Ben-Veniste, miembro de la comisión oficial investigadora sobre los atentados del 11 de setiembre de 2001, afirmó que Black había delatado «una cándida y muy decepcionante idea del pensamiento» que hay detrás de la campaña de McCain. Como en 2004, los republicanos explotan el temor al terrorismo «con fines políticos», aseveró.

«Es importante que los candidatos debatan sus puntos de vista sobre la seguridad nacional de Estados Unidos liberados de la política del miedo que durante demasiado tiempo dominó y distorsionó la discusión», agregó.

McCain también sufrió otro dolor de cabeza, esta vez provocado por quien fue su carcelero durante cinco años y medio en la Guerra de Vietnam. «McCain es mi amigo; si yo fuera estadounidense, lo votaría», confesó Tran Trong Duyet en una entrevista concedida a la BBC.

A sus 75 años -cuatro más que su ex prisionero-, Duyet recuerda al piloto capturado como «un hombre muy franco, muy conservador y muy leal a su país». «He seguido su carrera desde que dejó la prisión», dice.

  • Relato

    El antiguo encargado de la cárcel Hoa Lo, rebautizada sarcásticamente como Hanoi Hilton por los militares norteamericanos, explica cómo convocaba frecuentemente a McCain a su despacho para hablar del conflicto: «Solíamos discutir sobre la guerra, si estaba bien o mal».

    Entre tanto halago, el aspecto más espinoso de las declaraciones de Duyet es que de ellas podría deducirse que el senador mintió respecto del tratamiento recibidoen el Hanoi Hilton. «No dice la verdad, aunque de algún modo puedo simpatizar con él», admite el vietnamita. «El miente a los votantes estadounidenses para obtener su apoyo en las elecciones.» Real o manipulada, la versión del carcelero podría minar la imagen de héroe de guerra cultivada desde hace cuatro décadas por el candidato republicano.

    Por su parte, el demócrata Barack Obama también tuvo su polémica. Días atrás, en un encuentro en Detroit, dos mujeres musulmanas fueron removidas de sus asientos ubicados detrás del escenario donde hablaría el candidato demócrata por voluntarios del equipo de campaña, quienespreocupados por la aparición en cámara de estas mujeres usando los pañuelos en la cabeza decidieron reubicarlas, según señaló el portal Politico.com.

    Tras el hecho, ambas le hicieron llegar al candidato afroamericano una nota donde calificaron el incidente como «desafortunado» y «extremadamente decepcionante», y aclararon luego que el mismo Obama se comunicó con ellas para disculparse.

    «Las acciones de estos voluntarios fueron inaceptables y no reflejan de ninguna manera las políticas de mi campaña. Nuestra campaña trata de unir a la gente», declaró posteriormente el senador mediante un comunicado de prensa.
  • Dejá tu comentario