Un testigo filmó brutal atentado suicida en Rusia

Mundo

Naida Asiyalova, la presunta atacante suicida de Daguestán acusada de perpetrar el atentado contra un ómnibus en Volgogrado, se dirigía a Moscú, ubicada 900 kilómetros al sur de esa ciudad, dijo el comité de investigaciones. Al mismo tiempo, se conocieron las primeras imágenes del momento del hecho.

El comité sostuvo que fue encontrado un boleto de Asiyalova desde Makhachkala, capital de Daguestán, hacia Moscú. "Después de haber comprado boleto para Moscú, Asiyalova estaba viajando en un ómnibus interurbano que pasaba a través de Volgogrado, donde bajó por razones desconocidas en la periferia de la ciudad, una hora antes de la explosión", dijo Vladimir Markin, portavoz del comité.

"Ella se había convertido hace poco al Islam y era la esposa de un cabecilla de un grupo guerrillero", señaló un portavoz del Comité de Instrucción de Rusia (CIR), el órgano investigador adscrito al Kremlin.

"Según informes preliminares, ella fue quien se hizo explosionar. La información recogida por los investigadores indica que esta mujer se subió al autobús en una parada e inmediatamente después ocurrió la detonación. La información ha sido confirmada por algunos supervivientes, pasajeros del autobús", precisó el portavoz del CI, Vladímir Markin.

En un primer momento, la explosión se atribuyó al estado defectuoso del equipamiento de gas del autobús, aunque la hipótesis del atentado se impuso casi inmediatamente.

Unas 40 personas viajaban en el autobús de la línea 29, que hacía el recorrido entre la Universidad Estatal de Volgogrado y el cine "Yubileinni", por lo que muchos de los pasajeros eran estudiantes.

Además de las seis víctimas mortales, 32 personas fueron ingresadas en los hospitales de la ciudad, de ellas ocho en estado muy grave, incluido un bebé.

Tras los hechos, la policía y las fuerzas de seguridad de Volgogrado fueron puestas en estado de alerta y el presidente ruso, Vladímir Putin, fue puntualmente informado de la situación.

Putin envió sus condolencias a los familiares de los fallecidos y sus deseos de recuperación a los heridos.

Se trata del primer atentado suicida de gravedad ocurrido en la parte de Rusia fuera del conflictivo Cáucaso desde enero de 2011, cuando un ataque registrado en el aeropuerto Domodédovo de Moscú causó la muerte de 37 personas.

Las autoridades rusas temen un incremento de la actividad guerrillera y terrorista en Rusia a medida que se aproximen los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi, que se celebrarán en febrero de 2014.

Dejá tu comentario