16 de julio 2019 - 00:00

Una nueva normativa pone virtual fin al asilo para centroamericanos

México y Guatemala se verán obligados a albergar a todos los migrantes que atraviesen sus territorios. Repudio de López Obrador y Jimmy Morales.

En un limbo. Migrantes centroamericanos expulsados por Estados Unidos duermen a las puertas de la catedral de Nuestra Señora de Guadalupe, en Ciudad Juárez, México.
En un limbo. Migrantes centroamericanos expulsados por Estados Unidos duermen a las puertas de la catedral de Nuestra Señora de Guadalupe, en Ciudad Juárez, México.

Washington y Ciudad de México - El Gobierno de Donald Trump anunció medidas que impedirán a partir de hoy mismo a casi todos los inmigrantes solicitar asilo en la frontera sur, obligándolos a hacerlo en un país por el que hayan pasado antes de pedir protección en Estados Unidos, algo que afectará sobre todo a México.

El Departamento de Seguridad Nacional dijo que la nueva norma temporal establece un “estándar” para los inmigrantes que intentan llegar al país, “al fijar más restricciones o límites de elegibilidad para los extranjeros que piden asilo en Estados Unidos”.

La regla haría casi imposible para los solicitantes que buscan protección contra la persecución, a menos que primero soliciten asilo en otro país, como México o Guatemala, a través del cual viajaron a Estados Unidos.

El cambio supondría una carga mayor para México, que cooperó con Estados Unidos para frenar la inmigración centroamericana.

México “no coincide” con la medida “unilateral” anunciada por Estados Unidos para limitar el asilo y refugio a quienes temen por su vida o seguridad en su país, dijo en un mensaje a la prensa el lunes el canciller, Marcelo Ebrard.

El funcionario agregó que el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador estará atento a las implicaciones de esta medida cuando se trate de solicitantes de asilo de otros países que ingresen a ese país por su frontera sur.

Guatemala, desde donde salen migrantes a Estados Unidos y pasan hondureños y salvadoreños, dijo el domingo que pospondría la visita del presidente Jimmy Morales a Washington para discutir la posible designación de Guatemala como “tercer país seguro”, subrayando que no planeaba firmar un acuerdo en ese sentido.

Los cambios propuestos, que serán oficiales desde hoy, representan un nuevo intento del Gobierno de Trump de acabar con la inmigración, el asunto central en la campaña que lo llevó a la Casa Blanca en las elecciones de 2016 y uno que ya ocupa un lugar destacado en la carrera de 2020.

El fiscal general de Estados Unidos, Bill Barr, explicó ayer que la normativa busca “desalentar a los migrantes económicos que buscan explotar” el sistema de asilo.

“Estados Unidos es un país generoso, pero está completamente desbordado por la carga asociadas a la detención y al proceso de cientos de miles de extranjeros detenidos en la frontera sur”, dijo.

En junio, más de 100.000 personas fueron arrestadas tras cruzar irregularmente la frontera sur. Estas cifras representan una caída del 28% con respecto a mayo, pero están muy por encima de las 43.000 aprehensiones registradas hace un año y marcan un máximo en 13 años.

Según el instituto independiente Pew Research Center, en Estados Unidos hay cerca de 10,5 millones de indocumentados.

Agencias Reuters, Télam y AFP

Dejá tu comentario

Te puede interesar