Uruguay blanqueó su intención de negociar un tratado de libre comercio con China

Mundo

"Si Argentina dice que no, igual va a entrar en vigencia", desafió el canciller Francisco Bustillo. Agregó que es "imposible" que la relación bilateral empeore más.

Montevideo - El canciller de Uruguay, Francisco Bustillo, oficializó la intención de su país de avanzar hacia un tratado de libre comercio con China a espaldas del Mercosur, dijo que Argentina no podría evitar que eso ocurra y dijo que las relaciones bilaterales están “estancadas” y que es “imposible” que empeoren.

“Si llegamos a un acuerdo (comercial) con China y Argentina dice que no, igual va a entrar en vigencia”, señaló el funcionario en declaraciones publicadas ayer por el diario El Observador.

Es más, señaló que una eventualidad de ese tipo no debería sorprender porque Uruguay trabaja desde hace diez meses en ese sentid.

La posibilidad de que se rompa la normativa del Mercosur y que China entable tratados de libre comercio con algunos de sus miembros es la gran preocupación no solo del Gobierno de Argentina, sino de las entidades industriales de ese país y de Brasil, que temen perder la reserva de mercado dentro del bloque a manos de un competidor de enorme escala de producción y costos laborales muy bajos.

En esa línea de apertura comercial, contó que Lacalle Pou viajará a Japón en noviembre, mientras que lo hará a Dubái –Emiratos Árabes Unidos– y Catar en 2022.

Bustillo reiteró la idea de que para su país, la resolución 32/00 –que obliga a los Estados miembros a negociar pactos comerciales en conjunto, no rige por no haber sido aprobada por el Parlamento. “No hay inhibición ninguna”, afirmó. Sus dichos, sin embargo, pasan por alto que dicha imposición consta en el artículo 1 del capítulo I del Tratado de Asunción, constitutivo del bloque.

Pese a ello, aseguró que el Gobierno de Luis Lacalle Pou no tiene “temor” en avanzar hacia pactos comerciales con países extrazona.

La relación con Argentina es “compleja” y a Uruguay le “cuesta bastante”, indicó. “Son muchas las instancias de trabajo conjunto. No estamos caminando como desearíamos”, evaluó.

Mientras puso como ejemplo las obras en la hidrovía del río Uruguay o el puente entre Monte Caseros y Bella Unión, como gestiones de beneficio mutuo que no registran avances, sostuvo que es “imposible” que la relación bilateral se complique más porque ya está “estancada”.

Para Bustillo, el “Mercosur se ha vuelto un bloque autárquico” y una “zona de libre comercio imperfecta”, mientras que también lo calificó como “una utopía”, porque quedó muy lejos del objetivo de construir un “arancel común”.

Por esa situación, es que Uruguay pide un “sinceramiento” en el bloque.

El jueves, en la cumbre de presidentes del Mercosur, el Gobierno oriental anunció que había decidido avanzar en solitario en negociaciones bilaterales con otras naciones, ya que su propuesta de flexibilización del bloque no tuvo el respaldo necesario de Argentina y Paraguay.

Dejá tu comentario