Venezuela denunció a Uruguay por impedir el aterrizaje del avión: "Pudo haber ocasionado una tragedia"

Mundo

El ministerio de Exteriores calificó de "lamentable" la decisión del gobierno uruguayo de negarle el descenso para abastecimiento, pese a que había sido aprobada la ruta previamente. Según dijeron, la negativa puso "en grave riesgo la vida de la tripulación".

Venezuela "rechazó categóricamente" la decisión de Uruguay de negar el acceso a un avión de una empresa estatal venezolana, que terminó siendo retenido en Argentina, según un comunicado del ministerio de Exteriores, que no hace referencia a la investigación judicial en Buenos Aires.

Un avión Boeing 747 de carga y su tripulación de 19 personas de nacionalidades venezolana e iraní se encuentran retenidos en Argentina desde el 8 de junio.

La aeronave, propiedad de la empresa Emtrasur, una filial de la venezolana Conviasa, sometida a sanciones de Estados Unidos, cumplía ruta a Montevideo cuando se le negó el ingreso.

El gobierno venezolano explicó que se trataba de una "escala técnica de abastecimiento" en Uruguay para luego seguir rumbo a Caracas.

"La tripulación de la aeronave se vio obligada a retornar inmediatamente hacia el aeropuerto de Ezeiza en Argentina, no contando con el combustible reglamentario, poniendo en grave riesgo la vida de la tripulación", señaló el texto, que tachó de "irresponsable" que el permiso fuera revocado cuando el avión ya estaba en vuelo.

"Venezuela denuncia ante la comunidad aeronáutica internacional esta lamentable acción que pudo haber ocasionado una tragedia, pérdidas humanas y daños para ambas naciones" y "exige a las autoridades del gobierno uruguayo explicaciones sobre este terrible hecho", añadió el comunicado.

El itinerario inicial del avión no incluía Montevideo. Fue incluida después de que el avión saliera de Buenos Aires sin suficiente combustible porque "las empresas proveedoras tenían un alerta por sanciones económicas del gobierno de Estados Unidos", según la portavoz de la Presidencia argentina, Gabriela Cerruti.

Al aterrizar de vuelta en el aeropuerto internacional de Ezeiza, que sirve a la capital argentina, la Dirección de Migraciones retuvo los pasaportes de la tripulación del 747 venezolano, que incluye a cinco personas de nacionalidad iraní, ante sospechas sobre las razones de su presencia en el país.

La cancillería venezolana no mencionó en su comunicado la investigación en Argentina, que considera sensible la presencia de viajeros iraníes, tras el atentado contra el centro de la comunidad judía argentina en 1994, que dejó un saldo de 85 muertos y unos 300 heridos.

Las autoridades argentinas indicaron que ninguno de los tripulantes iraníes tienen circular roja de Interpol.

El avión aterrizó originalmente el 6 de junio en Córdoba, Argentina, procedente de México con un lote de autopartes.

Dejá tu comentario