Una combinación de tecnología probada e innovación

Mundo

Moscú - La vacunada Sputnik V, desarrollada por el Instituto de Investigación Gamaleya de Rusia, utiliza adenovirus humanos -virus que causan gripe- como vector -transporte- de una parte de la proteína del nuevo coronavirus, lo que despierta al sistema inmunológico, una tecnología que ha demostrado ser “segura y eficaz” en otras vacunas, como la del ébola.

La Sputnik V utiliza una plataforma de “vectores no replicantes”; los vectores son virus que no tienen capacidad de reproducirse en el organismo -y por lo tanto son inocuos- y se usan para transportar material genético del virus del que se quiere inmunizar, en este caso el SARS-CoV-2. A ellos se les “agrega” una parte de la proteína espiga (o spike) que pertenece al nuevo coronavirus.

“Los vectores de adenovirus son virus modificados genéticamente de la gripe común que no pueden reproducirse en un cuerpo humano. Cuando se usa la vacuna Sputnik V, el coronavirus en sí no ingresa al cuerpo ya que la vacuna solo contiene información genética sobre parte de su capa de proteína externa (la proteína espiga)”, explicaron sus desarrolladores.

En referencia a la Sputnik V, el 4 de septiembre la revista The Lancet publicó un artículo de investigación sobre los resultados de los ensayos clínicos de fase I y fase II, que no mostró eventos adversos graves, pero sí una respuesta inmune efectiva. En la actualidad, la vacuna se encuentra en estudio clínico fase III, doble ciego, aleatorizados y controlados con placebo con más de 40 mil voluntarios en Rusia; también se están realizando ensayos de estas características en Bielorrusia, Emiratos Árabes Unidos, Venezuela y otros países, así como la fase II-III en la India. En el marco del ensayo clínico en Rusia, se informó que ya fueron vacunadas 20.000 personas con la primera dosis y más de 16.000 con la primera y segunda dosis de la vacuna.

Dejá tu comentario