"Hay reducción de la carga impositiva para la gran mayoría de los contribuyentes en la Provincia"

Nacional

El Gobierno de Axel Kicillof vuelve a apostar a la progresividad tributaria. Topes del 35% para 90% de partidas en Patrimoniales. Alícuotas IIBB, sin cambios. Fondo de Seguridad por $ 7 mil M para municipios, y un pedido de endeudamiento por $ 90 mil M.

Tras su paso ayer por la Legislatura, el ministro de Hacienda y Finanzas bonaerense, Pablo López, analizó ante este diario algunos de los ejes de los proyectos de Presupuesto y Ley Impositiva 2022 que presentó el Gobierno de Axel Kicillof.

Periodista: En trazos gruesos, ¿cuál es el foco y espíritu de este proyecto de presupuesto y su ley impositiva?

Pablo López: Hemos transcurrido dos años de gestión, casi todo en un contexto tan extraordinario y particular como es la pandemia que nos está tocando vivir. Gracias al enorme esfuerzo que hicimos en materia sanitaria en estos dos últimos años, a las inversiones que llevamos adelante y al proceso de vacunación en curso, que viene avanzando de manera tan acelerada, es que hoy podemos observar una dinámica de recuperación económica que se viene consolidando y profundizando mes a mes, y eso nos permite pensar hacia adelante en una nueva etapa, de transformación, en donde por un lado vamos a enfocar los esfuerzos del Estado en seguir profundizando el acompañamiento a los sectores productivos para consolidar la recuperación económica y avanzar hacia un sendero de crecimiento sostenido. Y por otro lado, avanzar en una transformación más estructural de la Provincia, que implica darle continuidad al inmenso plan de obras que venimos llevando adelante. En ese sentido, se contemplan en el Presupuesto importantísimas inversiones en seis ejes principales: infraestructura y vivienda, la promoción de la producción y el empleo, la seguridad, la educación, la salud y la perspectiva de género. Ejes centrales basados en un Estado presente, y también en un proyecto impositivo que plantea la continuidad de una agenda que ya venimos trabajando desde el inicio de la gestión, que es dotar a la estructura tributaria de mayor progresividad y, al mismo tiempo, acompañar la dinámica económica y productiva, tratando de reducir la carga tributaria sobre la gran mayoría de los bonaerenses y también sobre las pequeñas y medianas empresas.

P.: En esa línea, ¿en materia de impuestos patrimoniales cuál será el impacto concreto en el bolsillo del grueso de los contribuyentes, y sobre qué sectores se definió una mayor presión impositiva y con subas de qué tenor?

P.L.: El grueso de los contribuyentes va a tener incrementos en los impuestos patrimoniales del 35% o por debajo de ese porcentaje, y eso va a implicar una reducción en términos reales de la carga tributaria. Ese punto es fundamental: que la gran mayoría de los bonaerenses tengan un incremento en el impuesto patrimonial por debajo del sendero nominal de la economía, del sendero de los precios. Algunas partidas van a tener incrementos superiores, que alcanzan al 45%. Pero por ejemplo, en el Impuesto Inmobiliario Urbano y Edificado, más del 90% de las partidas van a tener incrementos del 35% o menos, y sólo una pequeña parte va a tener incrementos por encima de esos niveles. O sea que en todos los casos estamos optando por poder reducir la carga impositiva en un contexto que, si bien es de recuperación económica, sabemos que sigue siendo una situación complicada para la gran mayoría de la población. También hay que tener en cuenta que la recaudación impositiva de la Provincia descansa en mayor medida en el impuesto a los Ingresos Brutos, que explica más del 70% de la recaudación, con lo cual el incremento de los recursos fiscales que esperamos para el año que viene, de la mano de Ingresos Brutos, estamos esperando que suceda no a partir del aumento de las alícuotas, porque no hay aumento de alícuotas en esta ley impositiva para Ingresos Brutos, sino que provenga del crecimiento económico, de la posibilidad de que las empresas produzcan más, lo que genera un círculo virtuoso que también impacta en las arcas del Estado provincial.

P.: ¿No habrá entonces este año sectores puntuales, con mayor capacidad contributiva, con aumento de alícuotas de Ingresos Brutos?

P.L: No, alcanza a todos los sectores y actividades. El año pasado hemos hecho quirúrgicamente algunos incrementos en algunos sectores puntuales pero este año no vamos a incrementar alícuotas. Y sí, con este objetivo que tenemos de consolidar la recuperación económica, como se sabe hay un régimen general de alícuotas y adicionalmente hay otro de alícuotas reducidas, que tiene que ver con las pequeñas y medianas empresas en función de un tope de facturación. Lo que estamos haciendo este año con la ley impositiva es subir el tope de facturación, de tal manera que más pequeñas y medianas empresas ingresen en el régimen de beneficios de alícuotas reducidas. El incremento en el tope de facturación va a ser de más del 100%, o sea que va a tener un impacto a nivel real.

P.: En lo que respecta al Impuesto Inmobiliario Urbano, ¿qué porcentaje de los contribuyentes va a tener una suba por arriba del tope del 35%, y de qué tenor será ese incremento?

P.L.: Algunas partidas van a tener incrementos de hasta el 45%, pero se trata de un universo menor al 10% de las partidas. Para la gran mayoría los incrementos van a estar en el 35% o menos. Incluso cuando digo el tope del 45%, hay que tener en cuenta un sendero inflacionario durante este 2021 donde en el presupuesto nacional se plantea una proyección de 45% para este año en curso. Por eso decimos que en la gran mayoría de los casos lo que se va a ver es una reducción de la carga impositiva.

P.: ¿Y en qué casos no se va a ver una reducción de la carga impositiva?

P.L.: Hay un muy pequeño universo, que es más chico del 1% de las partidas, que va a tener incrementos, en un esquema parecido al que hicimos el año pasado. En ese caso serán incrementos progresivos incluso dentro de ese universo, no podemos hablar de topes, porque se les va a aplicar una fórmula que implica que los aumentos pueden crecer pero también siempre respetando la idea de la progresividad.

P.: ¿Y en materia del Inmobiliario Rural?

P.L.: Es prácticamente similar, con mayoría de contribuyentes en 35% y con topes de 45% para una minoría. La lógica de progresividad la respetamos para todos los impuestos patrimoniales, porque lo que buscamos es justamente eso: que haya una reducción de la carga tributaria para la mayor cantidad posible de contribuyentes, obviamente sin desfinanciar al Estado provincial. Pero como creemos que el año que viene va a ser un año de reactivación económica, de recuperación, profundizándose el sendero que estamos viendo en los últimos meses, estamos confiados en que aún reduciendo la carga para la gran mayoría de los bonaerenses vamos a tener incrementos en la recaudación sustanciales en términos reales a partir del crecimiento de la actividad económica.

P.: ¿Respecto del Impuesto Automotor cuál va a ser la política?

P.L.: Lo mismo: se aplica una lógica como en el resto de los patrimoniales, con 35% de tope para la gran mayoría y algunos van a tener tope del 45%. Es una reducción de la carga tributaria para la gran mayoría de los contribuyentes de la Provincia en todos los impuestos patrimoniales.

P.: El Fondo de Infraestructura Municipal suele ser la llave de la negociación con los intendentes. ¿Esta vez no es parte del proyecto de presupuesto, al menos en su formato tradicional?

P.L.: Este año incluímos en el proyecto de Presupuesto un Fondo de Seguridad, que destina $ 7 mil millones para que los municipios de la Provincia puedan avanzar en el equipamiento de las fuerzas de seguridad, en la compra de patrulleros, en diferentes equipamientos asociados a la seguridad. Y en términos de infraestructura, estamos contemplando en el presupuesto una gran cantidad de fondos para el área, para que se realicen obras en toda la provincia. Luego, veremos de qué manera avanzan las charlas y las negociaciones en la Legislatura.

P.: El presupuesto incluye ese Fondo de Seguridad. En relación a 2021, ¿qué importancia le asigna este plan de gastos a una de las áreas más delicadas de la Provincia?

P.L.: Es uno de los ejes importantes de este proyecto. En inversiones no salariales en Seguridad estamos contemplando más de $ 47 mil millones en el Presupuesto 2022, que implica seguir incrementando en términos reales las partidas presupuestarias para Seguridad. Implica un crecimiento de más de 200% respecto de 2019, en el último año de la gestión anterior. El gobernador Axel Kicillof planteó desde un comienzo que la Seguridad era uno de los ejes importantes para este gestión de Gobierno. En 2020 incrementamos el Presupuesto, en 2021 también y en 2022 lo seguimos haciendo, tanto en materia de equipamiento e infraestructura como en lo que tiene que ver con la incorporación de nuevos agentes a las fuerzas de seguridad y todo lo que hace a las condiciones salariales de las fuerzas de seguridad de la Provincia de Buenos Aires. Venimos trabajando de una manera muy importante, hemos conseguido hitos que son fundamentales, mejorando el salario real de los trabajadores de las fuerzas de seguridad, y la idea es seguir profundizando ese sendero.

P.: Comparativamente con el Presupuesto 2021, ¿en el proyecto de presupuesto 2022 qué huellas deja la pandemia y el gasto derivado del año electoral, en términos de resultado y de necesidad de financiamiento?

P.L.: Cuando presentamos el presupuesto 2021 planteamos un escenario proyectado, en línea también con lo que en su momento había planteado el Gobierno nacional. Era un escenario de gran incertidumbre respecto del andar de la pandemia. Imaginamos un año donde la pandemia no iba a impactar tanto como terminó impactando; así como el 2020 fue un año de pandemia, el 2021 también lo fue, y eso implicó que el presupuesto en Salud fue más alto del que habíamos originalmente planteado. El área de Salud realizó inversiones, realizó gastos en equipamiento sanitario, en elementos de protección personal, mayores que los que habíamos proyectado en aquel presupuesto 2021. Con lo cual sí la pandemia obligó durante 2021 a trabajar con las condiciones de emergencia sanitaria que hubo que atravesar, con refuerzo de partidas sobre todo en el área sanitaria, pero también en otras áreas, como educación. Y el proceso de vacunación, que también demandó recursos. Un sistema sanitario que hay que seguir consolidando e invirtiendo para dar respuesta, como lo viene haciendo en estos dos años. En términos de resultados nosotros estamos esperando para el año que viene un déficit primario de aproximadamente $ 50 mil millones y un déficit financiero de $ 130 mil millones. Es una configuración parecida a la del Presupuesto 2021 en ese sentido. Lo importante acá es que la Provincia prioriza las inversiones que son absolutamente necesarias. Y seguimos fortaleciendo también al Estado provincial en términos de recursos, y eso nos permite mandar un proyecto de Presupuesto con estas características que, con los márgenes de financiamiento con los que contamos, nos permite pensar que vamos a poder cumplir con las inversiones y los programas que estamos planificando en el Presupuesto.

P.: Ya este año cerraron el acuerdo de renegociación de la deuda bajo legislación extranjera. ¿Qué pedido de endeudamiento incluye el proyecto de Presupuesto 2022 y qué política de financiamiento prevé para el año que viene?

P.L.: Hemos concluido el proceso de reestructuración de deuda en moneda extranjera, lo cual es absolutamente central también para poder proyectar hacia adelante, y también para las políticas que pudimos llevar adelante estos dos años. Porque haber iniciado el proceso de reestructuración y haberlo culminado nos permitió obtener un alivio fiscal de en promedio u$s 1.400 millones por año en 2020, otro tanto en 2021 y otro tanto en 2022. Con lo cual en primer lugar todo lo que estamos planteando en el Presupuesto 2022 y gran parte de lo que hicimos hasta ahora lo pudimos hacer en parte por haber desarrollado y llevado adelante el proceso de reestructuración de deuda en moneda extranjera. Para 2022 estamos pidiendo autorización por endeudamiento por algo más de $ 90 mil millones adicionales, que es un número relativamente bajo si uno lo compara en términos de la magnitud del presupuesto, comparado con lo que han sido las solicitudes de endeudamiento anteriores. Y ese monto de endeudamiento estamos pensando poder cubrirlo a partir de las oportunidades que brinda el mercado en moneda local, el mercado en pesos. Ya hemos visto lo que significó el endeudamiento en moneda extranjera en tasas y plazos que no fueron sostenibles para la Provincia. No es ese el sendero que queremos transitar en materia de financiamiento; queremos transitar un sendero de financiamiento responsable, que implica profundizar el financiamiento en moneda local. Y también, que está planteado en el proyecto de Presupuesto, seguir profundizando la relación y el vínculo con los organismos multilaterales de crédito, que se trata de financiamiento en moneda extranjera pero asociado a proyectos específicos y en condiciones que son sostenibles para la Provincia y que son acordes a su capacidad de pago, porque son a tasas muchísimo más bajas y a plazos mucho más largos. Con lo cual ese es el sendero que vamos a seguir profundizando.

Dejá tu comentario