Buenos Aires: los tres municipios que, en plena pandemia, ya aplicaron su aporte solidario

Nacional

En Castelli, General Lavalle y Trenque Lauquen llevaron adelante distintos tipos de contribuciones a las grandes fortunas. Dos de los distritos son gobernados por la oposición.

La Cámara baja de la Nación debatirá hoy en sesión especial el proyecto de Aporte Solidario de las grandes fortunas. Será el puntapié inaugural para una iniciativa demorada con la que el Ejecutivo buscará recaudar poco más de 300 millones de pesos para destinarlos principalmente a planes de salud.

El proyecto, que fue presentado por los legisladores oficialistas Máximo Kirchner y Carlos Heller, cuenta con el visto bueno de bloques minoritarios de la oposición y un fuerte rechazo de Juntos por el Cambio y la izquierda. Sin embargo, y más allá de las diferencias puntuales, esta experiencia ya tuvo tres casos testigo en Buenos Aires, dos de ellos en municipios gobernados por intendentes de Cambiemos.

Se trata de General Lavalle y Trenque Lauquen, donde gobiernan el ex juez en el fuero laboral de Lomas de Zamora, José Rodríguez Ponte, y el presidente del Foro de Intendentes Radicales, Miguel Fernández, respectivamente.

En mayo pasado, Rodríguez Ponte puso en marcha un impuesto a la riqueza. La ordenanza aprobada por el HCD local estableció una suma de $5 mil para grandes contribuyentes con facturación de tres a seis millones de pesos anuales y $10 mil para los grandes contribuyentes que sobrepasen esa suma.

“Acataron todos los productores y los grandes contribuyentes, pero no pasó lo mismo con el sector de la pesca que fueron muy reticentes pese a que fue una actividad que siguió funcionando durante la cuarentena”, asegura, en diálogo con Ámbito, Rodríguez Ponte. Y agrega que “fue una gran ayuda para enfrentar los temas de salud en plena pandemia y también para seguridad y cuestiones alimentarias”.

A fines de junio fue el turno de Trenque Lauquen. La iniciativa, que nació del Frente de Todos, pero que no todos sus concejales coincidieron, contó con el acompañamiento del oficialismo local. “Se trató de una contribución extraordinaria en tres cuotas. La suma en parte da un promedio de 2 millones y medio de pesos y un total de 7 millones y medio. Hasta estas dos primeras cuotas no hubo planteos, pero tuvimos un 30 por ciento de cobrabilidad”, le dice a este medio el intendente Miguel Fernández. “Son montos que van de entre mil y 10 mil pesos. Con algunos muy pocos que llegan a 25 mil. Nadie pagó contento, pero no los estamos matando. Es un universo de gente que tiene más de cuatro propiedades”, agrega.

El primer distrito en tomar la determinación fue Castelli. El jefe comunal del Frente de Todos, Francisco Echarren, avanzó con la iniciativa en marzo y el resultado fue mejor del esperado. “Pusimos un impuesto a la riqueza por única vez, nos atacaron salvajemente en medios, salieron trolls, nos hicieron un vacío legislativo y fueron a la Justicia. Lo cobramos y tuvo el 90 por ciento de cobrabilidad”, sostuvo.

Con respecto al proyecto que hoy comenzará a debatirse en el Congreso Nacional, el jefe comunal de General Lavalle, sostiene que “a nivel personal, no estoy en contra. Debería ser el gatillo de una reforma tributaria más integral para ordenar un poco. Se sabe que hay tributos que se enciman unos con otros. Estaría bueno que se transparente la recaudación porque, a veces, el contribuyente, paga impuestos que entran en una bolsa negra que nadie sabe en qué se gasta”. Fernández, por su parte, sostiene que “si es una contribución extraordinaria, hay que verlo en perspectiva. Hay que analizar el universo a pagar y su objeto”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario