Más restricciones también desde hoy en Chaco, Río Negro y Neuquén

Nacional

El gobernador neuquino, Omar Gutiérrez, permanece aislado por contagios en el ámbito cercano. Jorge Capitanich acordó con Nación refuerzo de médicos y de efectivos de seguridad.

El comportamiento epidemiológico del coronavirus vuelve a poner a prueba los sistemas restrictivos de las provincias. En simultáneo con la nueva fase en la que ingresa el área del AMBA, otros tres distritos del país -Chaco, la ciudad de General Roca (Río Negro) y el aglomerado urbano de Neuquén-, reponen las restricciones al transporte público y blindan los controles de circulación, a partir de la multiplicación de casos detectada en los últimos días.

Jujuy, en tanto, que debió regresar a la fase inicial de la cuarentena por un rebrote hace quince días, también mantendrá el confinamiento de su sociedad, pero hasta el próximo cinco de julio.

Mientras tanto, el resto del país se mantiene en la fase de distanciamiento social, que en los hechos implica la vigencia de una nueva normalidad sin cuarentena estricta aunque con clases presenciales todavía suspendidas y protocolos sanitarios estrictos.

Por videoconferencia acordada tras las idas y vueltas por la inconveniencia de una visita oficial a la provincia, el presidente Alberto Fernández acordó con el gobernador de Chaco, Jorge Capitanich, el envío de médicos y de personal de fuerzas de seguridad para asistir al distrito mientras dure la emergencia.Además, el Estado nacional le dará volumen al plan Detectar y sostendrá el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE).

La situación de Chaco está entre las principales preocupaciones de la Casa Rosada: sin signos claros de caída en la curva de contagios, la provincia mantiene un dramático escenario desde el inicio de la pandemia.

Esa inquietud sobre el panorama chaqueño hizo que el Presidente le recomendara al gobernador que “pare drásticamente la circulación” en la provincia, que acumula casi 2000 casos de Covid-19.

Todos los departamentos de Chaco ingresaron en el primer minuto de hoy a la misma etapa de intensificación de las restricciones que regirá en la Ciudad de Buenos Aires y el Conurbano bonaerense.

En este contexto, Chaco acordó también esta semana con Nación un aporte de un millón de dólares para reforzar el sistema sanitario en Resistencia, la capital provincial, a través del Programa de Asistencia Financiera para la Emergencia Sanitaria, cuyos fondos provienen principalmente de préstamos de organismos internacionales. Ese programa, que contempla una asistencia total por 65 millones de dólares, está destinado a capitales provinciales y grandes centros urbanos gravemente afectados por el coronavirus.

La situación en el sur del país también dio un giro importante en las últimas horas, luego de que el aglomerado urbano de Neuquén superara en casos activos de Covid a su vecina Río Negro, hasta entonces el cuarto distrito con mayor número de casos. La ciudad de Bariloche, epicentro de contagios, logró contener el pico, que ahora se concentra en la ciudad de General Roca.

En este contexto, el grave impacto económico en la región cordillerana derivó en la aprobación por unanimidad de la Legislatura de Río Negro de un proyecto de ley enviado por el Poder Ejecutivo que declara zona de “desastre económico y social” la región que conforman Bariloche y Dina Huapi. Regirá por 180 días, durante los cuales habrá asistencia del Estado provincial, al tiempo que se pedirá a Nación asistencia económica adicional.

Mientras que en Neuquén, un significativo aumento de casos en la capital provincial obligó al gobernador Omar Gutiérrez al anunciar una serie de restricciones a la circulación, que también alcanzarán a Plottier y Centenario.

En este contexto, con circulación local del virus confirmada, las autoridades provinciales y municipales terminaron de pulir un amplio plan que, entre otras medidas, contempla salidas para el abastecimiento según terminación del DNI y prohibición de movilidad los domingos en todo el conglomerado urbano. Además, las reuniones de hasta 10 personas seguirán prohibidas, mientras que la actividad comercial y las salidas recreativas mantendrán los mismos esquemas de autorización previa.

“Salgamos de casas por los próximos 10, 15 días solo por lo imprescindible”, pidió el mandatario. Y negó que el endurecimiento del aislamiento se traduzca en un retroceso. “El gran esfuerzo inicial rindió sus frutos. Fortalecimos el sistemas de salud y adoptamos nuevos hábitos y costumbres, por lo que esta situación no representa una vuelta atrás”, enfatizó el gobernador neuquino, quien a su vez permanecerá aislado durante 14 días tras un hispado negativo que debió realizarse luego de que una persona que trabaja en su casa contrajera la enfermedad.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario