Deuda de eléctricas del NEA con Cammesa trepa a más de $11.000 millones

Nacional

Formosa es el único distrito sin saldo negativo. Misiones redujo considerablemente su pasivo, mientras que Chaco y Corrientes lo incrementan mensualmente.

Las empresas de energía provinciales del NEA le adeudan a la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa) unos 11.100 millones de pesos. La única que no tiene deuda es la de la provincia de Formosa, REFSA. Es más, Cammesa le remitió semanas pasadas un libre de deuda.

La misionera Emsa redujo considerablemente su deuda histórica y en el pago de facturas mensuales está al día.

Por su parte, la chaqueña Secheep acumula una deuda que supera los 7.600 millones de pesos. En tanto que la Dirección Provincial de Corrientes (DPEC) acumula una deuda de 2.750 millones de pesos.

La problemática de cobrabilidad de las distribuidoras de todo el país, acrecentada por la crisis de la pandemia, tiene su impacto fundamentalmente en los compromisos pendientes que no pueden ser afrontados al vencimiento a Generadores, Transportistas y Proveedores de Gas para generación de energía eléctrica, y no comprometen recursos fiscales.

Las provincias que estén al día con el pago mensual podrán acogerse al artículo 87 de la Ley de Presupuesto nacional 2021, que crea un régimen crediticio especial para distribuidoras eléctricas para refinanciar sus deudas históricas, “ya sean por consumos de energía, potencia, intereses y/o penalidades”.

Los créditos del Tesoro que reciba cada empresa podrán ser equivalentes hasta cinco veces la factura media mensual del último año de la compañía o al 66% de la deuda existente con Cammesa. La deuda remanente deberá ser regularizada mediante un plan de pagos con un plazo de hasta 60 cuotas mensuales, períodos de gracia de hasta seis meses y una tasa de interés equivalente de hasta el 50% de la vigente en el Mercado Eléctrico Mayorista.

En un principio, el régimen crediticio estaba pensado para negociar con las distribuidoras cómo administrar el congelamiento de las tarifas residenciales desde el primer trimestre de 2019. Desde ese entonces a la fecha, la inflación supera un 70 por ciento.

Según esa lógica, el Estado nacional ofrecería créditos blandos a las empresas eléctricas para que cada gobernación negocie a cuenta de una recomposición tarifaria atrasada. Como está redactado el artículo 87, el acuerdo con cada distribuidora deberá estar validado por el secretario de Energía de la Nación. Habrá que ver si las condiciones están dadas para proceder o resta acotar los riesgos legales de la normativa.

Las deudas de las empresas de energía es una situación recurrente.

Ya en 2017, a través de la Ley de Presupuesto Nacional de ese año bajo el gobierno nacional del ex presidente Mauricio Macri se condonaron deudas por unos 19 mil millones de pesos.

Como informara este diario en aquel momento la principal beneficiaria de la medida, fue EPEC, de Córdoba, que acumulaba un impago de más de 5.400 millones de pesos. Pero la ventaja incluyó a otras distribuidoras provinciales tanto públicas como privadas y a EDENOR y EDESUR.

Entre las deudoras de Cammesa estaban, además de EPEC, EDENOR por $1.229 millones, EDESUR por $429 millones, EDELAP de la ciudad de La Plata por $1.798 millones, Secheep de Chaco por $1.035 millones, la correntina DPEC por $1.383 millones, la mendocina EDEMSA por $1.339 millones y EPE, de Santa Fe, por $1.282 millones

Dejá tu comentario