Intendentes confirman casos de vecinos que trabajan en CABA y crece la polémica

Nacional

Tanto en Avellaneda como en Florencio Varela se corroboró un aumento marcado en activos y positivos de personas que a diario viajan a la Ciudad.

La confirmación de que el 90% de últimos casos detectados de Covid-19 en Florencio Varela corresponden a gente que trabaja en la Ciudad de Buenos Aires volvió a encender las críticas hacia la apertura realizada por Horacio Rodríguez Larreta en la Capital.

Los siete positivos corroborados en los últimos dos días en la ciudad donde gobierna Andrés Watson volvieron a elevar el grado de malestar, sobre todo, en los alcaldes de la región sur del Conurbano.

"Ayer comenzamos con testeos en los barrios populares y detectamos contagios de gente proveniente de Capital", afirmó el jefe comunal en diálogo con una radio. Según el reporte diario, de los tres casos confirmados de ayer dos corresponden a un vecino de 50 años trabajador textil en CABA y otro de 64 años que se desempeña en una empresa de seguridad de la Ciudad.

Florencio Varela Coronavirus Contagios.jpg
En Florencio Varela los últimos casos confirmados pertenecen a vecinos que trabajan en CABA.

En Florencio Varela los últimos casos confirmados pertenecen a vecinos que trabajan en CABA.

Pero no se trata del único distrito donde ya se pudo avanzar en la detección de casos provenientes de la Capital Federal. En Avellaneda, según pudo acceder este medio, de los 56 activos reportados ayer, 25 provienen de gente que trabaja en CABA. Mientras que el cien por ciento de los positivos del domingo (7 de 7) son de vecinos empleados en la Ciudad. Después de Lomas de Zamora, el distrito donde gobierna Jorge Ferraresi es el que más casos confirmados tiene con 98 positivos (4 muertes).

En Quilmes también hay preocupación y aseguran que en los próximos días también podrán corroborar esta crecida. Según se conoció casi el 50 por ciento de los trabajadores de Capital provienen del Conurbano. Claro, el movimiento no es el mismo que en la vieja normalidad. Según el subsecretario de Trabajo de la Provincia, Alejo Supply, "antes de la pandemia viajaban a Ciudad de Buenos Aires, en transporte público, un total de 4.500.000 bonaerenses. Hoy esa cifra se redujo al 25 por ciento promedio, ya que viajan a diario 1.200.000 personas". Sin embargo, el tráfico es alto. Y la inquietud es clara.

En la videoconferencia que mantuvieron ayer con Axel Kicillof por la presentación del programa Detectar, algunos intendentes manifestaron su preocupación. Hoy, el gobernador mantendrá un encuentro con el equipo de expertos. Cabe destacar que el comité está compuesto por epidemiólogos, infectólogos, científicos, buioquímicos, matemáticos, antropólogos y físicos. Allí, además de analizar la probable extensión de la cuarentena, podrían surgir nuevas resoluciones en relación a la situación de los partidos bonaerenses con relación directa con CABA. Todo a la espera de lo que decida la Ciudad en relación a si continúa o no con la flexibilización o vuelve a una cuarentena más dura.

Pese a que desde la Provincia se intentó bajar el nivel de reacción hacia la Ciudad, los intendentes de la región sur se muestran firmes en la contención de los vecinos mientras llevan adelante todas las medidas disponibles para realizar los controles en los barrios populares y en las zonas de entrada y salida de los distritos. En relación a esto, hoy Kicllof declaró que “si en la Ciudad van a abrir los comercios, que no vaya a trabajar la gente de la provincia de Buenos Aires”.

En esa misma línea, en el oeste, Fernando Espinoza, intendente de La Matanza, aseguró que “vamos a ampliar algunos patrullajes y los controles en los límites con la Ciudad de Buenos Aires y vamos a seguir trabajando unidos en forma responsable y con mucha solidaridad porque los días más difíciles están por venir".

En ese sentido, el propio ministro de Seguridad, Sergio Berni, dejó en claro que no descarta la idea de aislar a la Ciudad. “Hoy no hace falta, mañana no sé”, aseguró. “Somos muchos los que pensamos como Berni, pero él es más facultado para dar ese mensaje.

La preocupación se agranda cuando con los números. En los últimos siete días, la cantidad de víctimas registradas aumentó de 133 a 163: 30 muertes en una semana. El foco de los intendentes está en lograr un equilibrio claro en AMBA no sólo en materia de salud sino también en lo económico. “No es casualidad el aumento de los casos en la Ciudad y en el Conurbano. El ministro de Salud dejó en claro que se trabaja de manera coordinada con su par de Ciudad y me parece bárbaro. Pero la forma en la que se está manejando la situación no es la misma. Nosotros nos regimos por lo que marca el gobierno Nacional y en la Ciudad se dan casos como los de este fin de semana donde la gente aprovechó la salida con los chicos para ir a visitar a los abuelos, que es el abc de lo que no se debe hacer”, asegura un intendente del sur.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario