Mar del Plata y Bahía Blanca desafían a Provincia y van por más aperturas

Nacional

La Feliz piensa en corredores gastronómicos al aire libre mientras que en la ciudad del sur bonaerense buscan abrir salones de fiestas.

La pandemia modificó el accionar habitual de todas las actividades en la Provincia. Pero la situación de la región metropolitana bonaerense expone una realidad diferente a la del interior. Y ya son varios los municipios que tomaron la decisión de avanzar en la reapertura económica y social más allá de las recomendaciones dictadas desde el ejecutivo provincial.

En este marco, los gobiernos municipales de las dos grandes ciudades del interior, Mar del Plata y Bahía Blanca, se encuentran evaluando la posibilidad de volver a poner en funciones ciertas actividades que no cuentan con el aval provincial.

La Feliz fue una de las primeras en desafiar la autoridad del gobernador Axel Kicillof al reabrir cafés, restaurantes, gimnasios y natatorios. Y la última novedad es la probable aprobación local para armar corredores gastronómicos en diferentes puntos neurálgicos de la ciudad. Se trata de una medida que se analiza debido a la poca afluencia que tuvo el sector desde la reapertura por el miedo a compartir espacios cerrados.

La idea es poder instalar mesas en las veredas respetando la distancia necesaria y de esa manera no sólo lograr una reactivación de la actividad sino también empezar a pensar una opción de cara a la temporada. Por eso se habla de un plan de un año entre las 17 del viernes hasta las 23 del domingo. Un programa de fin de semana.

Para su ejecución el distrito costero espera la aprobación de la comisión especial para la reactivación de la economía local. Una cartera que, en los hechos, expone a la oposición antes los comerciantes con el fin de lograr un visto bueno general que, en caso de no tener los resultados esperados, sirve para repartir culpas.

Es un nombre muy pomposo, pero su fin es licuar responsabilidad del ejecutivo. Una suerte de consenso que no es tal”, le dice a Ámbito el concejal Walter Larrea, del Frente de Todos de Bahía Blanca. En la ciudad cabecera de la sexta, el HCD local tomó como referencia lo realizado en Mar del Plata y creó una comisión con los mismos fines.

En ese sentido, el distrito gobernado por Héctor Gay evalúa la apertura de los salones de fiestas, uno de los más perjudicados por la pandemia. La idea es que abran en formato de restaurantes. Pero los dueños no son muy positivos en ese sentido. “Debe tener un montón de restricciones ya que hay que ser sensatos para no sugerir actividades que terminen detonando la situación de la Ciudad”, sostiene Correa.

Pero la reactivación trae aparejado más reclamos. Los representantes de complejos deportivos elevaron la voz y dieron un ultimátum. Si para el 7 de septiembre no están autorizados, abren igual.

Cabe recordar que en el último informe de situación epidemiológica, el jefe de Gabinete provincial, Carlos Bianco, aseguró de forma contundente que “aquel que no cumple la ley, está matando gente” con relación a los intendentes que realizan aperturas por fuera del sistema de fases.

La situación en el interior es apremiante y el humor social se empieza a tensar de cara al inicio de la temporada. Es por eso que se están aceitando todos los protocolos necesarios para poder avanzar. Habrá que ver la decisión que toma Provincia.

Dejá tu comentario