Intendentes costeros se blindan ante ola turística

Nacional

Los jefes municipales de Mar del Plata, Pinamar y Monte Hermoso tomaron una serie de medidas que busca eliminar al 100 por ciento la visita a sus ciudades.

La foto de una fila de autos detenida a lo largo de 5 kilómetros en la ruta camino a Monte Hermoso se volvió viral en pocos minutos. El mismo presidente la compartió en sus redes para utilizar de ejemplo como ejemplo de lo que no se debe hacer, de la importancia de aislarse para prevenir la propagación del coronavirus.

Tan hondo caló el impacto visual que anticipó una medida que el gobierno ya evaluaba con anterioridad: el cierre de rutas para este fin de semana y el siguiente.

La historia detrás de la imagen guarda una verdad a medias. “La foto sirvió para exponer la situación que vivimos las ciudades costeras”, le dice a Ámbito Financiero el intendente de Monte Hermoso, Alejandro Dichiara. “Lo que se vio fue un presagio de lo que iba a suceder en Mar del Plata el próximo viernes. Espero que a partir de esto, la gente tome conciencia”, remarca antes de explicar la situación que se volvió viral. “La gente se acercó al distrito como pasa de costumbre ante un día de sol, pero la imagen de lo que se ve es parcial ya que la cola se da porque tomamos la decisión de frenar a cada auto para consultar a todo aquel que estaba por ingresar si había estado en contacto con alguna persona con los síntomas del virus y si presentaban tos o fiebre”.

¿Pero qué medidas tomarán los intendentes para detener el aluvión turístico y proteger a sus vecinos de la propagación de un virus que todavía no presenta casos en muchas regiones? En breve desde el ministerio de Transporte comunicarán las acciones.

Como parte del protocolo local, en Monte Hermoso permanecerán cerrados locales gastronómicos y comercios para disminuir la convocatoria. “Toda mi vida me dediqué al turismo. Vengo de ahí y hoy circunstancialmente me toca ser intendente. Muchos años diciéndole a la gente que visite nuestra ciudad y hoy debo pedirles lo contrario: No vengan a Monte Hermoso porque no estamos abiertos al turismo”.

En la misma línea, pero con un caudal de movimiento mucho mayor, Mar del Plata deberá enfrentar a partir de este viernes, y en caso de que no se tomen medidas nacionales o provinciales al respecto, una batalla precisa ante el turismo, su principal fuente de ingreso. “Teníamos un cien por ciento de reserva. Bajó al 50 por ciento. Le estamos pidiendo a la gente que no venga. Estamos garantizando los servicios básicos para los marplatenses. La responsabilidad de los argentinos tiene que ver con que no haya circulación de gente”.

Para eso ya tomó medidas para que se cierren los bares, restaurantes, lugares de esparcimiento público, decretos para limitar la cantidad de lugares abiertos. “La idea es no recibir a nadie. Queremos trabajar por el cuidado de los marplatenses. Estamos ante una pandemia y tenemos que saber que estamos ante una situación compleja. No hay unos que se pueden beneficiar y otro no. En esto no se beneficia nadie. Los balnearios también cerrarán”.

Por su parte, el intendente de Pinamar, Martín Yeza, le dijo a Ambito Financiero que “la ciudad tendrá solo un acceso abierto. A través de un decreto que firmamos hoy buscamos pasar del 100 por ciento de reserva a 0. Necesitamos que la gente no venga. Todos los alojamientos turísticos estarán cerrados. Los restaurantes, también. El estado funcionará para los vecinos desde la salud y la guardia urbana”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario