El emprendedor argentino que soñó un restaurante con trenes y triunfa en México

Negocios

La comida no llega a las mesas en las bandejas de los mozos sino en pequeñas locomotoras con vagones.

Desde siempre lo apasionaron los trenes. O al menos desde que tenía cuatro años, cuando recibió como regalo de sus padres su primera locomotora con vagones. Pasó el tiempo y Carlos Molina se convirtió en un especialista en tecnología, coleccionista aficionado de trenes a escala y emprendedor. Y fue hace una década que una idea comenzó a rodar en su mente: un restaurante temático en el que la comida no llegara a las mesas en las bandejas de los mozos sino en atractivos minitrenes.

Hoy esa idea del emprendedor argentino se concretó en la ciudad de México: Train Bistró es un restaurante temático único en su género, un establecimiento de 650 m2 que requirió una inversión de u$s400 mil y en el que, como no podía ser de otra manera, los platos llegan a los clientes a través de 12 pequeñas locomotoras y 30 vagones que transitan dentro del local.

Entrada al café.jpg
Se convirtió rápidamente en un éxito y en una codiciada franquicia.

Se convirtió rápidamente en un éxito y en una codiciada franquicia.

“Empecé a bajar a tierra mi idea de un restaurante con trenes y me di cuenta que Train Bistró es un concepto nuevo, distinto, un restaurante inmersivo”, relata Molina.

“Hay en el mundo lugares que entregan bebidas en vagones, pero esto es muchísimo más. Es cien por ciento temático, ambientado como una estación de tren europea de los años '50, donde todo llega directamente de la cocina a las mesas a través de trenes”, grafica.

Los trenes son en escala y recorren un complejo y vistoso sistema de vías que cubren gran parte de la superficie que ocupa Train Bistró en el Paseo Interlomas, un enorme Centro Comercial en una zona ABC1 del Estado de México, donde se convirtió rápidamente en un éxito y en una codiciada franquicia.

salon vista general.jpg
Unas 12 locomotoras transitan el restaurante con sus más de 30 vagones.

Unas 12 locomotoras transitan el restaurante con sus más de 30 vagones.

Los platos estrellas son la hamburguesa Big Boy (que debe su nombre a una emblemática locomotora de EE.UU) y la pizza Ludmila (en honor a una locomotora alemana) y en el café arrasa el pastel Andén del Cielo (postre a base de hojaldre y crema pastelera).

Molina aprovechó además sus conocimientos como licenciado en sistemas para diseñar el complejo sistema computarizado que permite que las 12 locomotoras vayan y vengan con sus más de 30 vagones diseñados con doble piso. Un arduo trabajo de horas y horas de cálculos, pruebas y una instalación que requirió dos kilómetros de cables. “Fue todo un desafío armar un circuito que requiere de 300 metros de vías y diseñar vagones que puedan llevar comida y bebida a las mesas sin que nada se derrame y a tiempo”, cuenta.

Barra café (1).jpg
Está ambientado como una estación de tren europea de los años '50.

Está ambientado como una estación de tren europea de los años '50.

No fue el único desafío ni el más complicado, ya que el proyecto estuvo a punto de caer en vía muerta con la llegada de la pandemia de coronavirus. Pero, irónicamente, el restaurante estaba preparado de manera natural. “Me di cuenta que teníamos un concepto que se adaptaba perfectamente a la nueva normalidad. Primero, la comida llega en tren directo de la cocina a la mesa, sin intermediarios; y además el diseño de las mesas y el salón hace que los comensales estén sentados en boths, que son como camarotes antiguos separados de las otras mesas y protegidos por mamparas de acrílico”. Un restaurante “Covid Free”.

Reloj salón.jpg
El reloj, otro de los atractivos del restaurante.

El reloj, otro de los atractivos del restaurante.

Train Bistró tiene cuatro zonas diferentes: el restaurante, una cafetería estilo francés, la tienda donde los clientes pueden elegir souvenirs y juegos de inicio de ferromodelismo y un Kids Club, donde los chicos juegan con sus propios trencitos. Para Molina es un gran sueño concretado que puede resumirse en una frase: “Es un restaurante, pero al estilo Disney”.

Dejá tu comentario