Inclusión financiera: sus beneficios y el rol de las fintech

Negocios

Existen empresas y emprendimientos que facilitan el acceso y reducen la barrera de entrada tanto a los servicios financieros como al crédito y al cobro de bienes y servicios, atendiendo necesidades insatisfechas en este segmento.

Las iniciativas de inclusión financiera tienen un alto impacto en la sociedad. Y si bien no son procesos mágicos, porque no solucionan radicalmente y de la noche a la mañana la vida de las personas, aportan herramientas para que muchas puedan desarrollarse y salir de la pobreza, no solo apalancadas por los Estados sino muchas veces a través del crédito privado.

Según datos del Banco Mundial, en 2020 había 2.500 millones de personas en el mundo que no usaban servicios financieros de ningún tipo, y el 75% de la población en situación de pobreza de todo el mundo no tenía una cuenta bancaria.

Los beneficios

Podemos hablar de al menos cinco beneficios directos de las iniciativas de inclusión financiera. En primer lugar, ayudan a reducir la pobreza. Un estudio realizado en Kenia indica que es menos probable que una familia viva en situación de pobreza si está cerca de un agente de dinero móvil, como lo es M-Pesa en dicha región.

Muchas iniciativas de inclusión financiera también facilitan los procesos, tiempos y costos de envío y cobro de remesas. En África, Asia y también en América, existen herramientas fintech de inclusión financiera para que las personas envíen dinero a sus familias sin entrar en costos de comisiones, algunas de las cuales se popularizaron como consecuencia del aislamiento producido por la pandemia de Covid-19 .

Sin herramientas de inclusión financiera sería muy difícil instrumentar los procesos para otorgar microcréditos para el desarrollo de microemprendimientos. Lo mismo sucede cuando hablamos de brindar la oportunidad a pequeños comerciantes de cobrar sus productos o servicios a través de una simple aplicación en su teléfono sin tener que pasar por complejos procesos de adhesión con medios de pago.

Por último, las herramientas de inclusión financiera permiten a quienes no tienen acceso a servicios bancarios tradicionales usar servicios digitales, ya sea con fines educativos o de entretenimiento como es el caso de los servicios de streaming de música o video.)

La misión de las fintech

Existen empresas y emprendimientos que facilitan el acceso y reducen la barrera de entrada tanto a los servicios financieros como al crédito y al cobro de bienes y servicios, atendiendo necesidades insatisfechas en este segmento.

Es interesante mencionar el caso de M-Pesa, una iniciativa que nació en Kenia a comienzos del 2000, de la mano del operador móvil Safaricom. Su objetivo era que los beneficiarios de microcréditos pudieran acceder fácilmente al dinero sin costo adicional o a un costo realmente bajo. En la actualidad, en Kenia el 96% de los hogares tienen una cuenta de M-Pesa, y el 72% la usa a diario para recibir, retirar dinero, pagar servicios y realizar todo tipo de compras.

Si recorremos el continente americano encontraremos decenas de iniciativas fintech que ayudan a incluir y atienden a personas a quienes la industria financiera tradicional no les abre las puertas, sea por distancia, costo o muchas veces prejuicio. En Argentina, los casos de Uala, Mercado Pago y Moni son algunos de los ejemplos de múltiples actores del ecosistema fintech que cubren distintas necesidades.

Product Manager de flexibility.

Dejá tu comentario