Por qué el real estate sigue siendo un destino seguro para la inversión

Negocios

El mercado ofrece oportunidades de inversión con tasas de rentabilidad en dólares en muchos casos superiores al 30% para los proyectos que recién comienzan.

A pesar del duro contexto en el que nos encontramos, podemos estar seguros de que la actividad económica continuará su curso, por lo que los inversores seguirán buscando opciones donde destinar sus fondos. En esta coyuntura, una vez más, el Real Estate se posiciona como un “sector estrella”.

Históricamente, la inversión “en ladrillos” ha sido no solo uno de los grandes motores de la economía argentina, sino también una reserva de valor y una fuente de rentabilidad más segura que otras herramientas financieras.

Como ejemplo, basta lo ocurrido durante el último año. En 2020, la inflación fue del 36%, el dólar se apreció un 41% en su cotización oficial y hasta un 89% según el promedio de los tipos de cambio financieros, pero la Bolsa local experimentó un declive del 35% en moneda dura.

El mercado de Real Estate, por su parte, ofrece oportunidades de inversión con tasas de rentabilidad en dólares en muchos casos superiores al 30% para los proyectos que recién comienzan. Estos rendimientos muestran a las claras por qué podemos sostener que los ladrillos y, en especial, los proyectos de calidad (menos elásticos a los vaivenes macroeconómicos) fueron y seguirán siendo una excelente opción.

Otra de las ventajas del Real Estate es que brinda alternativas diversas. Quienes deseen una mayor rentabilidad podrán ingresar a un proyecto en sus etapas iniciales (“pozo”), aun cuando busquen una “estrategia de salida” a mediano plazo. Pero, para quienes solo persigan el objetivo de resguardar el valor de sus ahorros, la opción de invertir en activos inmobiliarios ya terminados es sumamente útil.

En resumen, los inmuebles brindan la seguridad del resguardo de valor y la posibilidad de obtener márgenes de rentabilidad muy difíciles de lograr con otro tipo de activos como los financieros, generalmente expuestos a una gran volatilidad propia de un mercado más especulativo. Por caso, en la Bolsa de Comercio es posible sufrir grandes pérdidas de capital en un tiempo muy breve, algo muy infrecuente en las inversiones inmobiliarias.

Dentro del vasto abanico de opciones al momento de invertir en Real Estate, el mercado residencial es, sin dudas, el segmento que mayores oportunidades brinda ya que hay otros (como el de las oficinas) que están siendo “repensados” a causa de la actual coyuntura causada por la pandemia. La vivienda es un producto que siempre estará vigente, más aún aquellos desarrollos que ofrecen un estilo de vida que prioriza el cuidado del medio ambiente y la conexión con espacios verdes, cada vez más valorados.

Sea cual fuere el objetivo que se busque al invertir en una propiedad, la experiencia, el conocimiento del mercado y del producto, pero fundamentalmente la solidez del desarrollador, marcan la diferencia. En cada barrio o zona hay empresas que pueden brindar ejemplos tangibles de sus obras, permitiendo cotejar las distintas opciones.

Como en toda inversión, hay que analizar bien cada propuesta, siendo de vital importancia la trayectoria de la compañía a quien uno le va a confiar su dinero. En nuestro sector esto es aún más importante ya que, en el caso de invertir desde el pozo, no solo se trata de depositar dinero, sino también confianza.

Socio y Director de Administración de Azcuy.

Dejá tu comentario