"Las marcas con propósito crecen más rápido que aquellas que no lo tienen"

Negocios

Representantes de grandes empresas vinculadas al consumo masivo remarcaron la importancia de buscar se sustentables en materia ambiental y generar un impacto social en toda la cadena de valor.

Se llevó a cabo una nueva edición de Ámbito Debate, orientada a debatir sobre la importancia de la sustentabilidad en las empresas, su rol social y la necesidad de articular acciones con el sector público. Del primer panel participaron Karen Vizental, vicepresidenta de asuntos corporativos y sustentabilidad de Unilever Latam; Mariale Álvarez, Directora de Asuntos Públicos, Comunicación y Sustentabilidad de Coca-Cola de Argentina y Uruguay; y Miguel Devoto, Gerente General del negocio de Nutrición Especializada de Danone.

BLOQUE 1 CORTE 2.mov

“Creo que el futuro ya es hoy. Desde Unilever hace más de diez años lanzamos el plan de Vida Sustentable, con el objetivo de ser económicamente sostenibles, pero también ser responsables desde el lado ambiental. La visión desde el punto de vista sustentable es trabajar en tres dimensiones: generar un trabajo sustentable, sostenible y rentable”, comenzó Vizental, quien señaló: “Desde ese punto, trabajamos en distintas aristas, ser una cadena libre de deforestación, trabajar en una economía circular en los plásticos y la elaboración de distintos productos”.

Danone 2.jpg

"Trabajamos en múltiples dimensiones. Para pensar que no es un juego de una vez, sino es algo que sigue en el tiempo y hay que tratarlo responsablemente”, comentó Devoto.

Por su parte, Álvarez remarcó: “La pandemia y la revisión de los temas de sustentabilidad, nos confirmó que veníamos bien orientados. La sustentabilidad es pensar el negocio en el larguísimo plazo. Si pensás en Coca-Cola y sustentabilidad, se habla de envases, pero no es solo eso. Hay tres ejes en sustentabilidad: tiene que ver lo ambiental y la gestión de envases, pero también con el uso racional del agua y la cadena de valor, tanto para nuestros primeros proveedores, los primarios, como hacia los clientes que venden nuestros productos. Con los recicladores, que son parte para hacer más circular esta economía, pero también con la comunidad en general. Es imposible concebir que empresas de consumo masivo prosperen si la comunidad no prospera. No nos puede ir bien si la comunidad no le va bien. La viabilidad del negocio es que nos vaya bien a todos”.

BLOQUE 1 CORTE 1.mov

Al respecto, Devoto explicó cuál es la visión de Danone en ese contexto: “Se habla del triple impacto: beneficio económico, pero pensando en la pata social y ambiental al mismo tiempo. Siempre encaramos nuestros negocios desde un punto de vista de largo plazo, de trabajar con las sociedades donde interactuamos, en el cuidado del planeta. Trabajamos en múltiples dimensiones. Para pensar que no es un juego de una vez, sino es algo que sigue en el tiempo y hay que tratarlo responsablemente”.

Sustentabilidad 1.jpg
Además de Devoto, del primer panel participaron Karen Vizental, vicepresidenta de asuntos corporativos y sustentabilidad de Unilever Latam y Mariale Álvarez, Directora de Asuntos Públicos, Comunicación y Sustentabilidad de Coca-Cola de Argentina y Uruguay.

Además de Devoto, del primer panel participaron Karen Vizental, vicepresidenta de asuntos corporativos y sustentabilidad de Unilever Latam y Mariale Álvarez, Directora de Asuntos Públicos, Comunicación y Sustentabilidad de Coca-Cola de Argentina y Uruguay.

En cuanto a los proyectos específicos que cada una de las compañías lleva adelante, Vizental explicó que “UniPyme es uno de los proyectos que apunta a trabajar con toda la cadena de valor, para hacerla sustentable y sostenible”. “Esto nos permite hacer una reducción de costos, trabajar con los pequeños agricultores, para ayudarnos mutuamente, para tratar de hacer un mejor uso de la tierra. UniPyme trabaja con más de 2.000 pymes, con un plan integral, que va desde lo medioambiental a lo financiero y lo económico, a dar apoyo, tratar temas de diversidad y género. Pero lo que tiene, sobre todo, es que tenemos que pensar en la articulación público-privada, para poder hablar de cuestiones sustentables y que sean sostenibles. Trabajamos en conjunto para darle sustento a la cadena de valor”, sostuvo.

“En el concepto de cadena de valor, desde Coca-Cola hubo un enfoque fuerte con el trabajo del sector citrícola local, que produce y exporta a todo el mundo. Si te tomás una Sprite en cualquier lugar del mundo, va a tener jugo de limón argentino. Se trabaja mucho, para mejorar las prácticas, hacerlas más ambientalmente amigables, para mejorar para que el sector pueda exportar más. En la otra punta de nuestra cadena de valor, están nuestros clientes”, señaló Álvarez, quien hizo mención al programa lanzado el año pasado, en plena cuarentena y ante el impacto de las restricciones para los pequeños comercios: “Se hizo un trabajo enorme que se llamó ‘Estemos abiertos’, de ayuda al canal tradicional, que tuvo muchas líneas de trabajo. Desde ayudas económicas no reembolsables a microcréditos: fue una inversión cercana a los u$s8 millones y tuvo 25.000 beneficiarios”.

Dentro de las iniciativas de Coca-Cola para lograr “un mundo sin residuos”, se encuentra “Recuperar y reciclar el 100% de los envases” que pone la empresa en el mercado para el 2030. “En la actualidad, en Argentina recuperamos y reciclamos el 54% de los envases gracias a la promoción de envases retornables y al trabajo que llevamos adelante con organizaciones y entidades de la sociedad civil para elevar los índices de recupero y reciclaje de envases no retornables”, señalaron desde la firma, que también buscan “lograr que el 100% de los empaques sean reciclables para el 2025”. “En Argentina todos nuestros envases ya son reciclables”, señalaron.

BLOQUE 1 CORTE 3.mov

Al repasar los programas sociales que lleva a cabo Danone, Devoto sostuvo: “Sabemos que en algunas ocasiones, la lactancia materna no es una posibilidad. Entonces, la fórmula infantil es la segunda mejor opción: como es un producto que, a raíz de las necesidades económicas actuales no es accesible para todos, desarrollamos un producto con un precio especial para las familias que tienen mayor necesidad. Tenemos una fórmula al valor de una leche normal: eso lo trabajamos con muchos municipios para proveerle a esos bebés. En ese caso, la articulación público-privada es fundamental”.

En relación a la interacción con los distintos sectores, Vizental sostuvo: “Más allá de la articulación público-privado, pensamos también que muchas ONG tienen que articular también, ya que tienen una mejor llegada y una mejor visión de las necesidades. Es decir, que es más amplio que la relación entre las empresas y el Gobierno”.

“En cuanto a lo privado, lo público y las ONG o el sector civil, cada uno aporta una habilidad diferente. El Estado tiene la capacidad de escalar, de multiplicar y hacer las cosas a escala relevante. Y las ONG aportan el conocimiento específico y una agenda más transparente. También es cierto que la artculación a veces es lenta, trabajosa, nos implica resignar cosas. No siempre es el camino más fácil, pero vale la pena intentarlo”, subrayó Álvarez.

“Hoy la sustentabilidad es la norma. Los consumidores quieren comprar un producto que sea amigable con el medioambiente. Ocho de cada diez personas creen que las empresas no hacen lo suficiente, por lo que hay que seguir con nuestra campaña de comunicación para comentar lo que se hace. La sustentabilidad es mucho más amplia de lo que podemos ver. Las marcas con propósito crecen más rápido que las que no lo tienen. La sustentabilidad vino para quedarse, pero hay mucho más para aprender”, sostuvo Vizental.

“La pandemia nos demostró lo vulnerable que somos. Tenemos mucho por aprender. El desafío que tenemos en la gestión de sustentabilidad en Argentina, es que por la realidad apremiante, la mayoría de los consumidores tienen que elegir por precio: entonces, el gran desafío es conciliar el largo plazo con la realidad apremiante del corto plazo”, agregó Álvarez.

“No se puede pensar en trabajar solos. Hay que coordinar esfuerzos, porque solos no logramos la transformación que necesitamos. No podemos pensar en la sustentabilidad como un costo. El ser sustentable va a ser un buen negocio también. Pensar en empresas que solo trabajan en un beneficio económico, no tiene sentido. Hay que pensar en estas tres dimensiones”, concluyó Devoto.

Dejá tu comentario